Martes, 23 de mayo de 2017
Foto

Arreola, censura y buenas conciencias

Publicado originalmente el día: 02 de enero de 2017 

EDITORIAL

Sería una gran sorpresa encontrar en la prensa mexicana un texto como el de Federico Arreola –verdadera joya--, de no ser porque el autor es el vocero oficioso de AMLO, al que hoy muy pocos toman en serio.

Y la sorpresa sería que ya próximos al primer cuarto del siglo XXI, en la prensa mexicana existan resabios de la tara que heredó el periodismo de “La Pragmática” de los Reyes Católicos; tara que no era otra cosa que una grosera instrucción oficial para censura todo aquello que ofendiera la castidad de los oídos de “las buenas conciencias”.

Es decir, que los censores de oficio debían prohibir la publicación de todo texto que, a su juicio, ofendiera la castidad auditiva, la moral y todo aquello que atentara contra las buenas costumbres y “las buenas conciencias”. Eso ocurría gracias a “La Pragmática”, una de las primeras leyes de censura, que data del 8 de julio de 1502.

Y eso es lo que hoy –algunos siglos después--, propone el censor oficioso del ilegal candidato presidencial, AMLO; censura y despido contra periodistas como Ricardo Alemán.

A “don fede” --como le dicen en redes al señor Arreola--, le ofende, molesta y desagrada que Ricardo Alemán se refiera a “La Legión de Idiotas” que pululan en redes.

Y “don fede” sabe que Alemán no se refiere a los usuarios de redes, en general, sino a la legión de fanáticos de AMLO, a los que la voz popular bautizó como “Chairos”, por sus diarreas ideológicas.

Y por eso –porque Alemán, entre otros, ya es un peligro para AMLO--, “don fede” propone de manera velada a los más de 60 patrones para los que trabaja Ricardo Alemán –en especial a Televisa y Milenio--, que lo despidan, no sea que sobre ellos caiga la furia del futuro rey de México.

Lo que en realidad sorprende es que los castos oídos del señor Arreola y su santísima conciencia se digan ofendidos porque Alemán alude a “los idiotas” de las redes, cuando el propio Arreola es uno de los más destacados periodistas adictos al engaño y la mentira; cuando ofende por sistema.

¿Recuerdan cuando Arreola inventó el supuesto alcoholismo de Calderón? ¿Cuándo engañó a numerosas legiones de idiotas que ciegos creyeron el cuento del “borracho” Calderón y lo difundieron como parte de la campaña a favor de AMLO?

¿Recuerdan cuando Jorge Fernández Meléndez, Ricardo Alemán y otros periodistas críticos de AMLO, denunciaron que Arreola exigió a los dueños de los medios donde trabajaban los críticos de López, que los despidieran a cambio de no enemistarse con el futuro presidente de México?

Ese mismo Federico Arreola que antes de que AMLO ganara las elecciones de 2006 –las que perdió gracias a las legiones de idiotas--, exigía el despido de Alemán y de otros periodistas, es el que hoy pide que despidan a Alemán, porque según dice, insulta a “la legión de idiotas”.

¿Se imaginan a Arreola como vocero del rey AMLO? Sería peor que Maduro en Venezuela y peor que Castro en Cuba. Se impondría la censura total.

Pero el magnífico autorretrato que regala Arreola a los lectores de su portal tiene un mensaje de fondo.

Arreola intenta presionar para que despidan a Alemán, porque la pluma punzante, certera y puntual de Alemán es una de las principales preocupaciones de AMLO, quien insultó a Alemán en redes sociales y ese insulto nunca ofendió la castidad auditiva y la conciencia decimonónica de Arreola.

¿Tenían alguna duda de que AMLO propone llevar a México al despeñadero que es Venezuela?

Arreola despejó esa duda.