Viernes, 24 de marzo de 2017
Foto Fuente: Internet

A Rosalía la mató su esposo a balazos frente a sus hijos en Hidalgo

A pesar de las denuncias interpuestas por la víctima antes de ser asesinada por su pareja, la inacción de la justicia fue determinante para su muerte

Hidalgo.- Rosalía, como se llamaba una mujer habitante de Tulancingo, quien fue asesinada a manos de su pareja frente a sus tres hijos y hermano el pasado 15 de marzo, pudo haberse salvado si las autoridades del Ministerio Público del lugar donde vivía hubieran tomado en cuenta su declaración sobre los actos de violencia cometidos hacía ella por su esposo.

“Llegó en la madrugada, se metió como delincuente y me sentó en una silla; me amarró de pies y brazos en ella con cinta negra, y comenzó a ponerme una bolsa en la cabeza”. “Eso me lo hizo de la una de la mañana hasta las cinco y media de la mañana”.“Xfa si le llega estos mensajes no los deje sin darles importancia…”

Estas son algunas de las declaraciones que hizo la mujer 27 días antes de ser asesinada a balazos. Rosalía también fue sometida a torturas físicas y mentales, así como también fue víctima de violación.

En una ocasión logró escapar y tras enviar los mensajes de texto, llegó a la agencia del Ministerio Público de Tulancingo, donde su familia inició una averiguación previa por privación de la libertad y violencia.

En cambio los servidores públicos se negaron a incluir el abuso sexual, pues ya habían clasificado los delitos. El agresor responde al nombre de Cleotilde Manuel Espinoza Terrón, capitán en la XVIII zona Militar.

La manera de actuar de funcionarios de la Procuraduría y el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo, así como la secretaría de Salud, derivó en el asesinato de Rosalía, a quien, pese a los antecedentes de violencia de la que había sufrido por parte de su expareja, no otorgaron seguridad a su integridad.

Con información de La Silla Rota

LG