Domingo, 19 de noviembre de 2017
Foto Fuente: El Correo

Cinco balazos le proporcionó su exmarido en frente de su hijo

Imanol, con cuatro condenas por violencia de género, después de dispararle se suicidó; la mujer entró en muerte cerebral y murió 24 horas después

España. Cuando iba a buscar a su hijo, Jessica Bravo de 28 años de edad fue sorprendida por su exmarido Imanol quién le disparó cinco balazos en las puertas del colegio en presencia del hijo de ambos. El hombre, tras acribillarla, se suicidó

La mujer tuvo que hacer frente a dos asesinatos: el primero, al entrar en muerte cerebral en el mismo instante en el que fue tiroteada; el segundo, al no superar los golpes letales. Su existencia finalmente se extinguió este jueves a las 16.30 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de Elda (Alicante).

De los cinco tiros, realizados con una pistola del calibre nueve, uno de ellos fue directo a la cabeza de Jessica. 

Imanol Castillo, de 31 años; arrastraba cuatro denuncias por violencia de género. Este miércoles estaba citado en un juzgado de Novelda para someterse a un juicio rápido por un supuesto delito de amenazas a la víctima. En enero de 2016 fue condenado por un delito de lesiones en el ámbito familiar tras reconocer los hechos y aceptar una pena de 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad y dos años de alejamiento.

Jessica e Imanol convivieron durante seis años. De esa relación nació el hijo de ambos, que tiene ahora cuatro. Él ya tenía otra hija de una relación anterior, una niña de 10.

En un momento dado, Jessica decidió dejarle. Tras varios episodios de maltrato por parte de él, cortó la relación. Las autoridades hicieron caso a Jessica y le impusieron a Imanol una orden de alejamiento de 300 metros y también de comunicación. No podía acercarse a esa distancia ni tampoco ponerse en contacto con ella de ningún modo.

Jessica Bravo Cutillas es la cuadragésimo novena mujer asesinada por un hombre desde que comenzó el año, en España.

Con información de El Español

VM