Sábado, 16 de diciembre de 2017
Foto Fuente: Especial

Ciudadanos gandallas y aprovechados

Y sabe qué es lo peor, que ya nadie está ayudando a los Centros de Acopio

ÁGORA

Lo que va a leer está escrito con el hígado. No encuentro otra forma de hacerlo porque la verdad, sí me saca mucho de onda lo que está pasando en la Ciudad de México después del sismo del 19 de septiembre. 

Mire, el primer día todo salió bien. La gente ayudaba, las calles se llenaron de voluntarios, todo chido, todo bien. El segundo, el tercero, el cuarto día nos quedamos con la boca abierta. Hasta los millenials llegaron a ayudar, sí en serio, dejaron su celular por unos momentos. En las calles había gente de todos los colores, de todas las razas, de todas las edades ayudando. 

Pero hoy estamos a 20 días del sismo y parece que ya nadie se acuerda que hay gente que perdió su casa, que está durmiendo en la calle, que no tiene dónde cocinar y que la están pasando muy mal. 

Sabe que es lo peor, que muchos ciudadanos gandallas y aprovechados fueron a cobrar las ayudas que eran parta los damnificados. Primero se robaron los víveres, saqueban centros de acopio, se llevaban hasta los medicamentos. 

Luego empezaron a cobrar el apoyo de 3 mil pesos que eran para personas que debían dar renta, sí, es verdad, más de mil personas lo cobraron y no eran damnificados. 

Y sabe qué es lo peor, que ya nadie está ayudando a los Centros de Acopio. Tan es así que algunos decidieron cerrar porque no se daban abasto y juntar a las personas en otro que estuviera cerca. 

Lo peor del caso pasó en Iztapalapa, pues en estos días un hombre intentó robarse a un menor de edad. No es broma. ¿no le da coraje? 

Sabe qué me sorprende, que seamos nosotros mismos los que nos estamos metiendo el pie, ¿qué no entiendieron nada? Lo único que nos puede sacar de este hoyo, lo único que nos puede quitar a los políticos mediocres que tenemos, lo único que nos puede ayudar a mejorar es estar unidos. 

Y si no ententemos que sólo nos tenemos entre nosotros para reconstruir no sólo la CDMX, sino la sociedad, se van a seguir burlando de nosotros, tendremos los políticos que merecemos ¿eso quiere para su familia? Piénselo bien. 

Una para llevar... 

Margarita Zavala tiene sólo un pie fuera del PAN. Le voy a cantar algo, dicen los que saben, que Margarita va a ser la candidata del PAN en 2018 y que sólo quería meterle un calambre a su (casi) líder Ricardo Anaya, para que la valore, para que vea de quién son los chicharrones que están tronando. ¿Regresará? Ya lo veremos.