Viernes, 18 de agosto de 2017
Foto

El gran fraude del PVEM

Expediente político por José Contreras 

 

La detención de la ex consejera electoral de Chiapas, Margarita López Morales, es solo la punta del icberg de un fraude monumental que hizo en el 2015 el PVEM, fraude al que no es ajeno el gobernador, Manuel Velasco Suárez.

El partido satélite del PRI aprendió de éste todas sus viejas mañas, pero en Chiapas se le pasó la mano. Fue tan contundente la manipulación de los comicios, que el partido del gobernador terminó por aplastar también a su aliado.

Además de las prácticas ya clásicas en nuestro sistema electoral, como la compra del voto y la coacción, el PVEM recurrió a maniobras que parecen inverosímiles y que constituyen conductas delictivas.

El colmo fue la alteración del padrón electoral para registrar a poco más de diez mil personas como si vivieran en el extranjero y simular que votaron, para que el candidato del PVEM, Roberto Pardo Molina, ganara la diputación migrante en las elecciones locales del 19 de julio del 2015.

El PVEM contó con la complicidad de cinco consejeros electorales, de los cuales apenas una ha sido detenida, y de la empresa DSI Elecciones S.A. de C.V, la cual fue contratada para instalar el programa que permitió el voto electrónico “desde el exterior”.

Los consejeros electorales tuvieron el descaro de emitir miles de votos desde una computadora instalada en el Instituto Electoral y después simular que dichos sufragios fueron generados en el extranjero.

En total votaron diez mil 808 falsos migrantes y el resultado oficial fue que el 55.59 por ciento lo hizo a favor del candidato del PVEM, mientras que el otro 44.17 por ciento para el abanderado del Partido Mover a Chiapas, satélite del gobernador.  Es decir, los dos partidos del gobernador concentraron el 99.76 por ciento de la votación.

En esas elecciones locales del 2015, el PVEM obtuvo carro completo, pues con tres alianzas distintas obtuvo las 25 diputaciones en disputa. Ningún partido, ni siquiera su aliado, el PRI, obtuvo alguna diputación de mayoría.

En esos comicios locales del 19 de julio, el PVEM repitió su hazaña de las elecciones federales que tuvieron lugar un mes antes, y en las cuales se llevó las 12 diputaciones federales en disputa. Dos carros completos en menos de dos meses.

Además, en las elecciones federales del 2015, el partido del gobernador Velasco se colocó en el primer lugar a nivel nacional en la creación de casillas zapato, es decir, casillas en donde un solo partido gana el 100 por ciento de los votos emitidos.

El PVEM ganó la totalidad de votos en diez casillas ubicadas en distintos municipios,  en las cuales simplemente no hubo un solo voto a favor ni para el PRI, ni para el PAN ni para el PRD. Bueno, ni para el satélite estatal. ¿Es eso creíble?

Para lograr lo anterior, el PVEM contó con el apoyo de una organización fantasma de “observadores”, denominada FuerzaCiudadana Comprometida, que no era otra cosa que un membrete manejado por Fernando Castellanos Cal y Mayor, uno de los principales operadores del gobernador.

Durante las elecciones federales del 2015, el PVEM le hizo el trabajo sucio al PRI, mediante la violación sistemática de la legislación electoral para hacer promoción indebida.

A pesar de lo evidente de su conducta violatoria del marco jurídico en materia electoral, el INE y el TEPJF le perdonaron la vida al PVEM.

¿Tiene ahora algo que decir el PRI de esta vergonzosa conducta sucia y delictiva de su tucán, que nuevamente ha sido puesta en evidencia?

¿Con este partido tramposo se volverá a aliar el PRI en el 2018?

OFF THE RECORD

**El AZULITO

Menos de dos meses duró en la cárcel Juan José Esparragoza Monzón, alias El Negro, que para más señas, es hijo de El Azul.

El Azulito apenas había sido detenido el pasado 19 de enero.

Y ayer se fugó del penal de Culiacán, Sinaloa.

¿No había otra cárcel un poco más segura en dónde guardar al Azulito?

Es pregunta que a la vez parece afirmación.

**TE HABLAN, PEJE

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, pidió al dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador,que demuestre que las fuerzas armadas estuvieron involucradas en la desaparición de normalistas de Ayotzinapa.

Podemos adivinar la respuesta de López Obrador.

Le pedirá a Osorio Chong que se calle.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m