Martes, 24 de octubre de 2017
Foto Fuente: Especial

El origen de las Sex shop

Creó un imperio del erotismo que devolvió a una sociedad de posguerra, el entusiasmo de la vida en pareja

Ciudad de México.- Las tiendas de artículos eróticos, mejor conocidas como Sex shop, fueron creación de una alemana en los años 60.

En la Ciudad de México, como en todas las ciudades del mundo, existe una gran variedad de este tipo de tiendas, algunas de ellas más discretas y otras con espectáculos extravagantes. Pero todas facilitan el acceso a productos de calidad que permiten experimentar nuevos rituales en la intimidad; dan información al usuario o a los curiosos, y promueven la práctica del sexo seguro, en un entorno higiénico.

¿Cómo nació la primera Sex shop?

La primera Sex Shop nació de la idea de Beathe Uhse, una alemana nacida en 1919. Esta mujer fue la primera de su generación en conseguir la licencia para pilotar aviones a los 17 años, y destacó como piloto de acrobacias y ganó varios concursos.

Cuando estalló la segunda Guerra Mundial, Beathe Uhse pilotó aviones de combate. En 1945 pilotaba el último avión que consiguió escapar de una Berlín sitiada por el Ejército Rojo.

Refugiada, los aliados le prohibieron volver a ejercer de piloto, por lo que comenzó a trabajar como vendedora. En contacto directo con la gente, escuchó muchas historias de mujeres que la conmovieron, ya que el tiempo de posguerra no era el sitio ideal para criar a bebés.

 

 

Con un instinto visionario, en 1945 publicó un panfleto llamado “Schrift X” informando sobre métodos anticonceptivos naturales. La idea fue un éxito, un año después había vendido 20 mil ejemplares. En 1948 inauguró su propio negocio de venta por correo, volvió a casarse y amplió su gama de productos.

En 1962, con mucha valentía y segura que su emprendimiento cubría una necesidad, inauguró el primer Sex Shop del mundo bajo el nombre “Beate Uhse – Casa especializada para higiene marital” donde se ofrecían toda clase de artículos para potenciar la vida en pareja.

Durante muchos años, Beate y su negocio, fueron criticados y perseguidos legalmente, ya que se consideraban una incitación a la inmoralidad. A lo largo de su vida hizo frente a  miles de procesos judiciales, pero en 1999 su emprendimiento ya estaba esparcido por todas las ciudades de Europa y en otros lugares del mundo.

En la actualidad, Beathe Uhse es una marca reconocida a nivel mundial, incluso tiene su propio canal de tv.

La pionera y emprendedora murió en 2001, tras una vida de éxitos y críticas  por haber creado un imperio del erotismo que devolvió a una sociedad de posguerra, el entusiasmo de la vida en pareja, algo que no hubiese llevado a cabo si no le hubiesen prohibido volar.

Fuente: Guiteca