Viernes, 21 de julio de 2017
Foto Fuente: Especial

Un país que provoca depresión

¿Qué hacer cuando se pierde un familiar repentinamente? ¿A quién culpar?

 

Por: Psic. Ma. Elena Salazar P

Es frecuente escuchar comentarios de propios o extraños que expresan el deseo de no leer periódicos o no ver noticias porque terminan deprimidos.          

El miércoles por la mañana se dio a conocer una noticia que resultaba inverosímil y que provocaba depresión: se había formado un socavón en el reciente inaugurado -con bombo y platillo-, “Paso Exprés” en Morelos, en donde en un primer momento, había la sospecha de que un auto hubiera caído al agujero que se formó.

Posteriormente se dio a conocer que sí había caído un auto en el que se ubicaban dos personas -padre e hijo- a los que tardaron en rescatar y encontraron sin vida.

Una noticia así puede llegar a provocar algún tipo de depresión si se piensa en que el país en el que se habita, no es un lugar seguro pues no sólo se viven asaltos, crímenes, violencia de genero sino además la corrupción de diferentes políticos.

Ahora bien, a qué tipo de emociones se enfrentan aquellas familias que pierden a un ser querido por una agresión vivida en las calles o hasta por caer en un agujero en medio de un libramiento como en el caso de lo ocurrido en el “Paso Exprés” de Morelos?

La depresión es un trastorno de las emociones que con mayor frecuencia se presenta en los seres humanos y es una de las fuentes más importantes que le provocan sufrimiento.

Sus causas pueden ser biológicas —-alteraciones a nivel hormonal, en el funcionamiento frontal o de origen genético—-, o psicológicas.

Dentro de estas últimas esencialmente se encuentra la exposición a un evento traumático o estresante que altera el equilibrio emocional y que demanda se pongan en juego mecanismos de adaptación a una nueva forma de vida (De la Fuente R. 1997).

Ejemplos de eventos estresantes son: una enfermedad, la perdida del empleo, desastres naturales, separación de alguna persona amada —pareja, padres o hijos—-, accidentes y la muerte de un familiar o de un ser querido.

Se le considera a la disminución de la actividad el síntoma característico de la depresión, sin embargo; la hiperactividad suele hacerse presente inmediatamente después de experimentar el evento estresante .

Igualmente, esta disminución de la actividad puede ser substituido por una manifestación somática como algún tipo de enfermedad, de dolor físico, o por alteraciones del sueño, que pueden ocultar o enmascarar la presencia de una depresión al volverse los síntomas centrales que entonces se combaten.

Las manifestaciones de la depresión esencialmente están en relación con la tristeza, la inhibición y el auto-reproche, síntomas que tienen un periodo de duración según la fortaleza de cada persona.

Sin embargo es importante señalar que la persona que se enfrenta a un evento traumático o estresante es importante que reciba el beneficio de un tratamiento completo, tanto farmacológicos como psicoterapéutico para superar el duelo y la depresión.

En un país que no ofrece seguridad a sus habitantes que los lleva a vivir con miedo, por desgracia cada vez se hace más frecuente la depresión en sus pobladores.