Domingo, 20 de agosto de 2017
Foto Fuente: El País

Encuentran en la Antártida bizcocho de 106 años en perfecto estado

El postre estaba en una lata, probablemente llevada en la expedición de 1910 de Robert Falcon Scott

Antártida. El edificio más viejo de la Antártida guardaba un bizcocho de frutas horneado hace un siglo que, gracias al frío extremo del Polo Sur, estaba "casi comestible". Un equipo de restauradores neozelandeses encontró el postre dentro de una lata, probablemente llevada por el británico Robert Falcon Scott en la expedición de Terra Nova, realizada entre (1910 - 1913).

La lata, de la marca de pastelería británica Huntley & Palmers, fue sometida a un proceso de remoción de óxido, estabilización química, desacidificación de la envoltura de estaño y reparación de la envoltura de papel. Lo llamativo fue que al llegar al contenido, los investigadores se encontraron con que el bizcocho "se veía y olía (casi) comestible", ha informado el Fideicomiso del Patrimonio Antártico (Antartic Heritage Trust), fundación responsable de las restauraciones.

El equipo de restauradores trabaja desde hace un año buscando artefactos en Cabo Adare, la zona de la Antártida más cercana a Nueva Zelanda. Ahí se ubica el edificio más antiguo del continente, una cabaña construida en 1899 y utilizada después por el equipo de Scott. 

El Fideicomiso del Patrimonio Antártico ha restaurado varias cabañas de la región y los artefactos que encontraron en ellas, a los que ahora se suma el bizcocho de frutas encontrado. La fundación cree que este trabajo puede atraer más visitantes a la Antártida, que está creciendo como destino turístico, según la revista National Geographic.

Con información de El País

BR