Sábado, 18 de noviembre de 2017
Foto

EPN y el juego de la sillas

El presidente Enrique Peña Nieto se divierte viendo cómo sufren y disfrutan a la vez los miembros de su gabinete a quienes puso a competir en el juego de las sillas.

Son cuatro los que juegan pero solo hay una silla, en torno a la cual bailan los cuatro.

Pero el ganador no será necesariamente quien se mueva más rápido ni con mayor destreza, sino quien decida el presidente.

Peña Nieto se divierte. Un día elogia en forma desmesurada ante empresarios al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, pero al día siguiente sienta a su derecha al secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong.

Y retrasa calculadoramente el nombramiento del gobernador del Banco de México, decisión clave en este juego.

El presidente también permite que los secretarios de Educación, Aurelio Nuño, y de Salud, José Narro, tengan una intensa actividad, con recorridos por varios puntos del país, como para que ellos mismos no se den aún por muertos.

Peña Nieto es el gran elector del PRI, es el que, reciclando la tradición que imperó durante varias décadas durante el siglo pasado, designará a quien será el candidato a sucederlo.

Solo que nada garantiza que el elegido se vaya a convertir en el próximo presidente de la República. De hecho, las posibilidades de que así sea son en este momento escasas, por la pésima imagen que arrastran tanto el actual presidente como el PRI.

Además, el juego de las sillas con el que tanto se divierte Peña Nieto se podría complicar si muy a su pesar se suman más competidores, como la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega.

La última vez que un presidente emanado del PRI designó al candidato, el partido enfrentó las elecciones dividido como consecuencia de un proceso interno desastroso, pues surgió un competidor no oficial. Y el PRI perdió la Presidencia de la República.

Si Ivonne Ortega decide registrarse en la contienda interna, como lo ha anunciado, someterá al PRI a sufrir un desgaste en una elección en la que quedarán exhibidas todas las viejas mañas para hacer ganar al candidato oficial.

Pero mientras eso ocurre, el presidente se divierte enviando mensajes cifrados y contradictorios que deben tener desconcertados a los competidores, menos a uno, que parece estar muy entusiasmado con el juego: José Antonio Meade.

Pero el juego terminará para todos en breve: los que no sean elegidos tendrán que resignarse y disciplinarse. ¿Lo harán? Y el elegido empezará a sufrir al ver que tendrá enfrente una misión imposible: ganar las elecciones con una marca tan desprestigiada.

OFF THE RECORD

**¿SÓLO ASÍ CUMPLEN?

La secretaria de Cultura del gobierno federal, María Cristina García, se quedó a unos minutos de haber sido destituida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La notificación de que había cumplido con una sentencia de amparo llegó al máximo tribunal a las 23:55 horas del pasado miércoles.

El jefe delegacional de Gustavo A.Madero, Víctor Hugo Lobo, iba a correr la misma suerte, pero su notificación fue enviada horas antes y la libró.

A medio día la SCJN había destituido a Israel Moreno como jefe delegacional en Venustiano Carranza.

El miedo no anda en burro.

¿Qué necesidad?

**NUEVA APP DE INE

El INE presentó ayer la nueva versión de la APP mediante la cual los aspirantes a una candidatura independiente deben recolectar sus firmas de apoyo ciudadano.

Y un día antes amplió el plazo para entregar los apoyos que establece la ley.

Veremos ahora quién sí y quién no logra juntar las firmas

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m