Sábado, 29 de abril de 2017
Foto Fuente: Especial

Hombres armados incendian autobuses en Brasil

La policía dijo en un comunicado que dos personas habían sido arrestadas ayer, elevando el total a ocho detenidos, y que la seguridad había sido reforzada para proteger el sistema de transporte

Brasil.- Una ola de ataques no esclarecida dejó varios autobuses incendiados en la ciudad de Fortaleza en el estado de Ceará, Brasil, según informaron ayer varios medios locales.

De acuerdo con las autoridades, hombres armados obligaron a los pasajeros a bajarse de los vehículos y después prendieron fuego en los autobuses.

La policía dijo en un comunicado que dos personas habían sido arrestadas ayer, elevando el total a ocho detenidos, y que la seguridad había sido reforzada para proteger el sistema de transporte.

Además, al menos tres comisarías y un banco fueron atacados a tiros en la región, según el portal Globo. Los atacantes prendieron en total fuego al menos 21 autobuses del servicio público entre el miércoles y la madrugada de ayer.

Un conductor resultó herido levemente, señalaron las autoridades, mientras la red de medios Globo reportó que un cobrador de boletos discapacitado, que trabaja en una empresa de autobuses, fue hospitalizado con quemaduras en 90 por ciento de su cuerpo tras haber quedado atrapado en uno de los ataques.

En Fortaleza se especulaba con represalias de un grupo criminal por cambios con medidas más estrictas en la rutina de varias cárceles de la región, en el estado de Ceará, aunque las autoridades no confirmaron aún esa hipótesis.

En Brasil ya se registraron en el pasado olas de violencia similares, incluso en Sao Paulo, en relación con poderosas bandas criminales que controlan las cárceles.

El país sudamericano tiene graves problemas por la falta de control interno y el hacinamiento en sus prisiones.

En enero, una serie de enfrentamientos por ajustes de cuentas entre grupos criminales dejó más de 120 muertos en varias prisiones.

Incautan 569 armas en Río de Janeiro

La policía brasileña incautó, en los primeros dos meses de este año, 569 armas de fuego en el estado de Río de Janeiro, el más turístico del país, cifra que se aproxima a las 769 armas de fuego decomisadas en todo 2016, según los datos del Instituto de Seguridad Pública.

Sólo en la capital regional, Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad de Brasil, fueron decomisados en enero y febrero 27 fusiles, el triple de los confiscados a lo largo de 2016.

El aumento del número de armas incautadas en Río de Janeiro llevó a la Policía Civil a tener nuevamente una unidad especializada en la investigación sobre la procedencia de las armas que llegan al estado, tras ser desactivada en 2011.

Con información de Excélsior

DC