Martes, 24 de octubre de 2017
Foto

La franquicia del Camarada Anaya

Expediente Político por José Contreras

Anaya es una de las palabras clave más buscadas en Google en los últimos días, debido al rompimiento que se dio en el PAN con la renuncia a su militancia de la ex primera dama, Margarita Zavala.

Pero esta vez no nos referiremos al cada vez más golpeado dirigente nacional de este partido, Ricardo Anaya, sino a su tocayo de apellido, el dirigente y dueño absoluto de un negocio político conocido como PT.

El Camarada Anaya, como le gusta que le digan a Alberto Anaya Gutiérrez, ha sido el único dirigente nacional del PT durante sus 22 años de existencia.

Durante este lapso, Anaya ha recurrido a un sinfín de artimañas para mantenerse en la dirigencia del PT, tal como ha hecho Dante Delgado en MC, otra franquicia que ha resultado sumamente rentable para su creador.

El pasado domingo, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le dio al PT un ultimátum para que renueve su dirigencia nacional, so pena de recibir alguna sanción que puede ser multa o arresto.

Beto Anaya y la reducida camarilla que lo rodea y que le ha servido para perpetuarse en la dirigencia, se han negado reiteradamente a cumplir con una sentencia del TEPJF que data de junio de este año.

La pregunta no es si ahora sí Anaya dejará la dirigencia nacional del negocio de color rojo, sino a qué otra artimaña recurrirá para no dejar el cargo de dirigente nacional que le permite, entre otras cosas, manejar recursos millonarios en prerrogativas.

Tan solo de 1997 al 2017, el PT ha recibido del INE --de nuestros impuestos-- cuatro mil 634 millones de pesos, mismos que han sido gastados de manera discrecional por el Camarada Anaya.

Para mantener el control del negocio, Alberto Anaya creó una compleja estructura directiva burocrática, con una Comisión Coordinadora Nacional y una Comisión Ejecutiva Nacional, que se reparten las tareas administrativas y de conducción política.

Ambos órganos están conformados por la misma camarilla que durante años le ha sido incondicional al Camarada Anaya a cambio de chapulinear de una cámara legislativa a otra.

Entre ellos están los hermanos Alejandro y Oscar González Yáñez, Ricardo Cantú, Reginaldo Sandoval, Pedro Vázquez, Francisco Amadeo Espinosa, Silvano Garay y, por supuesto, María Guadalupe Rodríguez, esposa de Anaya.

Esta franquicia política es la única rémora que acompañará a Andrés Manuel López Obrador en su tercer intento por ganar la Presidencia de la República.

Esa alianza electoral obradorista estará conformada por dos partidos que tienen varias coincidencias: no hay democracia ni discusión interna y todas las decisiones son tomadas por un líder absoluto que de ninguna forma acepta la competencia.

OFF THE RECORD

**ALCALDES PRESIONAN

Los creadores del Frente Ciudadano por México ya no sienten lo duro sino lo tupido.

Ahora fueron alcaldes emanados de los tres partidos firmantes quienes exigieron que el candidato presidencial sea seleccionado mediante un proceso abierto.

¿A ellos también les dirán que no?

**¿A DÓNDE VA ESCUDERO?

El senador del PVEM, Pablo Escudero, solicitó licencia.

¿Alguien cree que lo hizo solo para reflexionar como él dice?

A quien fuera fiel Escudero de Gamboa y de Andrés Manuel López Obrador, según fuera la ocasión, alguien lo movió o lo moverá hacia otra parte.

Pronto lo sabremos.
[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m