Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Foto Fuente: Unoentrerios

La nueva tendencia de aventar ositos de peluche en vez de jitomates (Video)

Aficionados de un partido de futbol provocaron la suspensión del partido que se disputaba en Bélgica

Bélgica. El fútbol argentino se acostumbró a convivir con las barras bravas. Y también con sus enfrentamientos. Hasta hace unos años, entre clubes rivales. Y desde que se prohibió el acceso de los visitantes a los estadios, entre distintas facciones de una misma hinchada. El flagelo de las barras no es exclusividad de estas tierras, es cierto. Pero hay lugares en los que la pasión y el amor por los colores son los que realmente mandan en las tribunas.

Además de ser la cuarta ciudad con más habitantes de Bélgica, Charleroi se destaca por ser un lugar tranquilo, de gente amable. Y se pudo comprobar el último domingo, en el partido que el Sporting Charleroi estaba por disputar con el Oostende, por el campeonato de Primera División belga.

¿Por qué? Minutos antes de que el árbitro ordenara el inicio del juego y con los futbolistas ya listos para comenzar, la gente obligó a postergar todo al desatar una lluvia de ositos de peluches.

Sí, leyó bien. Nada de monedas, mucho menos piedras u objetos sexuales como alguna vez le arrojaron al Mono Navarro Montoya en la cancha de Boca: en Bélgica se descargaron tirando ositos de peluche al campo de juego.

Y el motivo, claro, fue por una buena causa: una campaña para repartir dichos juguetes en hospitales, orfanatos y niños de bajos recursos de la ciudad durante la próxima Navidad. Una movida para destacar. Y que resultó un éxito, ya que, según aseguraron en el club, se recaudaron más de 300 muñecos.

 

Con información de Unoentretres

RS