Sábado, 18 de noviembre de 2017
Foto

La princesa Poniatowska

¿Cómo entender que Elena Poniatowska, hija predilecta de Juchitán, haya dicho que las mujeres de este pueblo oaxaqueño son “panzonas” y “mensas” o “panzonas inmensas?

Sus insultos son tan inexplicables como el silencio de las organizaciones indigenistas y feministas que no han levantado un dedo para exigir respeto a la dignidad de las mujeres zapotecas de Juchitán.

Es probable que la escritora, a quien muchos llaman “la princesa de la izquierda”, no haya dicho esas palabras con la intención de ofender. Quizá lo dijo de broma.

Pero si esas palabras --aún de broma-- las hubiera dicho otra mujer, por ejemplo la titular de Sedatu, Rosario Robles, o la secretaria general del PRI, Claudia Ruiz Massieu, o la candidata independiente a la Presidencia de la República, Margarita Zavala, o un hombre, las feministas ya hubieran estallado de rabia.

Pero se trata de Elena Poniatowska, la escritora que goza de reconocimiento internacional, la que está comprometida con las causas sociales, la que está casada con el proyecto político de Andrés Manuel López Obrador.

¿Ella sí puede descalificar a las mujeres indígenas aunque sea de broma? ¿A ella todo se le perdona porque es la princesa de la izquierda?

Ni una sola organización de la sociedad civil ha levantado la voz para pedirle a Poniatowska que ofrezca una disculpa a las mujeres de Juchitán, enlutadas aún por los estragos causados por el sismo del pasado 7 de septiembre. Ninguna protesta del pintor juchiteco Francisco Toledo, comprometido como ella con las causas sociales..

Tampoco se ha pronunciado al respecto la candidata indígena a la Presidencia de la República por la vía independiente, María de Jesús Patricio Martínez, ni la asociación civil  Llegó la Hora del Florecimiento de los Pueblos, que la respalda.

Un grupo de políticos, intelectuales y artistas, entre ellos Juan VilloroOscar ChávezPablo González Casanova y Eduardo Matos Moctezuma, ofrecieron una conferencia de prensa para protestar lo que consideran discriminación del INE hacia Marichuy. Pero de los insultos de Poniatowska a mujeres juchitecas, nada.

Es Elenita Poniatowska y ella puede hacer lo que quiera. Todo se le perdona. ¿Por qué ese afán de convertir a personajes talentosos o que admiramos en seres infalibles e intocables? ¿Hasta cuándo vamos a dejar de crear tótems?

OFF THE RECORD

**MANCERA Y MEADE

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, sostuvieron ayer el que quizá sea su último encuentro con los cargos que ambos ostentan.

Es probable que dentro de muy poco vuelvan a interactuar, aunque en diferentes circunstancias y desde diferentes posiciones a la que tienen ahora.

**RIP A DELEGADO

En un hecho con muy pocos precedentes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación destituyó a Israel Moreno del cargo de jefe delegacional en Venustiano Carranza y ordenó su consignación por el delito de desacato.

Israel, hermano del cacique delegacional, Julio César Moreno, se negó reiteradamente a cumplir un laudo laboral y por eso fue destituido.

Qué manera tan absurda de perder.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m