Sábado, 21 de enero de 2017
Foto

Los idiotas y el saqueo

Está claro que el vandalismo, saqueo, pánico y el daño económico se orquestó a través de redes sociales.

Manos anónimas envían hora y lugar del ataque y el resto lo aportan las legiones de idiotas; hombres, mujeres y niños fieles a la orden de quién sabe quién, dispuestos a saquear la miscelánea, asaltar centros comerciales, quemar estaciones de servicio y… matar. Dos policías muertos, varios acuchillados y un despachador de gasolina asesinado.

Pero la legión de idiotas también nos regaló un retrato de cuerpo completo: idiotas sin contención moral, ética, social y legal que vandalizan, saquean y matan en nombre de consignas que poco conocen y nada entienden.

El gasolinazo es la consigna de hoy. La de ayer fue la reforma educativa, antier el crimen de los 43 y antes... lo que gusten y manden.

Es la legión de idiotas que citamos el domingo 1 de enero y que se convirtió en brazo violento y criminal para reivindicar el enojo social, real o supuesto, por el gasolinazo; patraña engañaidiotas.

Pero la legión de idiotas no es una masa informe, sin padre o madre. No, la legión de idiotas obedece a titiriteros bien identificados que buscan fines electoreros y/o criminales, como desestabilizar al Estado.

Y no, la legión de idiotas tampoco se mueve por tragedias sociales o consignas políticas o ideológicas. No, la legión es vulgar y mercenaria, la mueve el dinero inyectado a las redes.

En el portal www.letraroja.com —atacado por manos criminales los primeros siete días de 2017— se documentó el uso electoral de las redes y el manejo criminal de sus promotores.

Según expertos, existen bots generados por un programa, que hacen lo que el cliente pide. Pero también hay bots artesanales “que desarrollan una personalidad” y difunden contenidos engañosos.

Dice un joven que manejó ese tipo de engaños: “Yo tenía 60 cuentas. En algunas fingía ser una mamá, en otra un señor casado, un homosexual o una chavita de preparatoria… En la cuenta de Twitter de la estudiante digo en las mañanas: “Lunes; qué flojera ir a clases”. En la cuenta de la mamá, “me gusta tal artículo infantil” y dejo comentarios acerca de supuestos hijos”.

Según el reportaje, las empresas de bots son contratadas por todos los partidos, pero su mayor cliente se llama Morena, el partido de AMLO. El día que el reportaje se publicó, la página www.letraroja.com fue atacada 48 horas continuas y tirada en varias ocasiones. Igual ocurrió el 3 de enero con la nota “AMLO y Maduro, gotas de agua”.

En investigación periodística, Héctor de Mauleón descubrió al promotor de la legión de idiotas que amenaza de muerte a periodistas y quien reveló su oficio: “Dejaré de tuitear hasta que los tuis dejen de pagar mis cuentas”.

El vandalismo de enero fue documentado por empresas que detectaron más de mil 500 bots, la mayoría de reciente creación, promotores del saqueo.

¿Así o más claro? Legión de idiotas solapada por otros idiotas.

¿Quién financia la desestabilización? ¿No la paga el que se beneficia?

Al tiempo.