Jueves, 19 de octubre de 2017
Foto Fuente: Especial

Los ufólogos, creen en ovnis y los investigan

En México hay personas que se dedican a investigar los objetos voladores no identificados, que no saben qué son y de donde vienen

Ciudad de México.- La primera vez que vio un objeto extraño en el cielo fue hace casi 22 años en Metepec, Estado de México. Carlos Clemente Alonso asegura que fue el primer platillo volador que vio.

Describe el suceso: eran alrededor de la cuatro de la mañana y a un kilómetro de distancia vio un disco de entre 20 y 30 metros de color rojo o naranja que se posó a unos 15 metros arriba de las casas. Cuando quiso grabarlo, el objeto ya no estaba.

Como él, en México y en el mundo existen personas que se dedican a investigar objetos no identificados que aparecen en el cielo. Son llamados, ufólogos.

La Real Academia Española (RAE) define a la ufología como el “estudio de los fenómenos asociados a los ovnis”. Mientras que un ovni es un “objeto volador no identificado, al que en ocasiones se considera como una nave espacial de procedencia extraterrestre”, según la RAE.

El investigador de Tercer Milenio comentó que el estudio de la ufología se ha malinterpretado, porque se cree que ellos estudian a los “marcianos” o “seres de otro planeta”.

“Es un objeto que no tiene identificación y les decimos fenómenos aéreos inexplicables, porque no sabemos realmente qué son. Si vienen de otros lados, eso ya es otra cuestión”, dijo el investigador.

Esta situación da para que mucha gente los tome de a “locos, que estamos perdiendo el tiempo o que estamos mal”, sin embargo, hay otros que los toman en serio.

“Las personas que han visto algo, que han vivido algo, tienen por fin alguien que los va a escuchar y así determinar qué fue lo que vieron. No es algo normal, pero tampoco saben qué es; es una situación extraordinaria, es extraño y es real” dijo el investigador Clemente Alonso.

El piloto que vio un objeto desconocido 

Al astrónomo estadounidense Joseph Allen Hynek se le asocia como uno de los primeros investigadores del fenómeno ovni.

El 24 de junio de 1947 el piloto Kennett Arnold de la Fuerzas Armadas de Estados Unidos notificó un objeto extraño en el cielo, por lo Allen Hynek fue llamado para que investigara el suceso.

En estas indagaciones Hynek consideró que el 23% de los casos estudiados podrían pertenecer a la categoría de objeto no identificado.

“Comenzó siendo escéptico del tema (Hynek), pero al estar en estos proyectos tuvo reportes de pilotos, personal técnico aéreo y militares; terminó siendo un investigador ovni. Sí algo están viendo, algo está ocurriendo”, comentó Clemente Alonso acerca de uno de los pioneros de la ufología.

En México también hay una generación de ufólogos, entre ellos se encuentra: Carlos Guzmán, Fernando J. Téllez, Luis Ramírez Reyes, Carlos Ortiz de la Huerta, Alfonso Salazar y Francisco Domínguez.

El primer programa mexicano en el que se abordó el tema ovni fue en 60 minutos conducido por el también estudioso del tema, Pedro Ferriz Santacruz, allá por los años 80’s.

“(El programa) causó impacto en muchas personas que estábamos chavos o muy jóvenes, que son las generaciones que continuamos interesados en todo esto”, dijo el investigador Clemente Alonso.

Dónde se forman los ufólogos 

Para convertirse en un ufólogo o investigador de objetos no identificados se necesita estudiar diferentes áreas de estudio. Desde saber manejar una cámara hasta entender la física o la biología.

“Cualquier profesional de cualquier rama puede incursionar. Para determinar si el análisis es real o no, va a tener que usar diversos medios y ramas de la ciencia  para poder llegar a la verdad”, comentó el investigador de Tercer Milenio.

Añadió que la credibilidad es una de las cuestiones más importantes de su trabajo. “Se va ganando con el tiempo, porque hay muchos que investigan, pero algunos están locos y otros tienen teorías muy disparatadas”.

Carlos Clemente contó que para comenzar a investigar un hecho ovni, primero necesitan un reporte de alguien que haya visto un objeto desconocido.

Luego realizan una investigación de campo, acuden al lugar y entrevistan a los testigos para tratar de entender qué fue lo que ocurrió y dar una explicación, si es que la hay, del hecho.

Sin embargo, deben ser muy cuidadosos con los supuestos testigos, debido a que mucha gente “sólo quiere llamar la atención” y utiliza las redes sociales para subir fotografías y videos editados.

“Tenemos que estar con ojo clínico. Inmediatamente al hacerle las preguntas del encuentro es donde te das cuenta, por tu experiencia, cuando dicen la verdad o están mintiendo. Normalmente son mentiras”, aseguró Clemente Alonso.

El estudio de la ufología en México tiene otro problema: la división de los grupos de investigación, porque cada quien “jala para su molino”.

El investigador comentó en el país existen varios grupos que están haciendo buenos trabajos, pero “no hay una unificación real en cuantos a los métodos de investigación  y a los resultados”.

Además todas estas investigaciones no están subsidiadas por ninguna institución, los investigadores tienen que pagar sus propios trabajos. En cada uno gastan entre 3 mil y 5 mil pesos, calculó Clemente Alonso.

Entonces, ¿qué son esos objetos no identificados? El investigador de Tercer Milenio contestó que es una pregunta que todavía no tiene respuesta y falta mucho tiempo para que pueda ser contestada.

“Lo que sí, es que son diferentes razas. Seguramente vienen de diferentes lugares del universo, posiblemente han estado aquí hace mucho tiempo, algunos siguen viniendo, otros quizás estén aquí, se pueden transportar a través de dimensiones.  Es difícil creer y poder entender”, comentó el investigador.

Carlos Clemente Alonso enumeró algunos de los casos más sorprendentes que han sucedido en México sobre del fenómeno ovni:

- Más de 10 personas vieron un objeto desconocido sobre unos edificios en Bosque de las Lomas, delegación Miguel Hidalgo, el 6 de agosto de 1997. Incluso hay una supuesta grabación.

-Unos policías que vieron un objeto no identificado (parecido a un platillo volador) en el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos n°8 del IPN, el 14 de febrero del 2000.

- En 2004, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que volaban en el avión Merlín C-26 detectaron y grabaron 11 objetos luminosos en el cielo sobre el estado de Campeche. Los militares se dieron cuenta de la presencia de estos objetos debido su emisión de calor.