Miércoles, 28 de junio de 2017
Foto Fuente: Letra Roja

¡Morena organiza y paga saqueos! Un testimonio

La siguiente historia es un trabajo periodístico extremo, de alto riesgo, que por su naturaleza no permitió video ni audio.

Se puede creer o no, lo que no demerita su valor testimonial.

Para llegar al testimonio, un reportero de www.letraroja.com realizó horas de seguimiento en gabinete, luego una decena de filtros y, al final, una madrugada llegó ante uno de los organizadores del vandalismo en Tláhuac.

Pide ser identificado como “Armando” y, como para despistar, se impone como apodo El Topo. Dice tener 36 y trunca la carrera en informática. Es uno de los hombres que han organizado saqueos por Facebook y de los cuales solo ha asistido a uno. “Para ver que todo salga bien”.

“Tiene algunos tatuajes en los brazos. Es su rostro una mueca permanente de inconforme. Al entrar a su casa vemos un par de cervezas en la mesa, que retira en cuanto llegamos. Luego tapa una caja de cartón repleta de billetes, que asoma fajos de alta denominación.

“Su casa pasa desapercibida frente a otras y, a pesar de la hora, los vecinos lo saludan como uno más. Confiesa que algunos ‘sospechan a qué se dedica’. Por eso no preguntamos lo obvio.

“En la casa me pide que apague el celular, que no me espante, que solo son cuatro personas las que saben que estamos ahí. Que no quieren que nada se grabe y me prestan una hoja para que haga anotaciones: ‘¿Traes pluma?’

Armando me hace unas preguntas personales, como para tener referencias del reportero. Luego suelta una amenaza simulada cuando —en medio de risas—, en voz alta comenta a uno de los presentes que ‘a los chivatones no les va bien’.

“Me acercan un café sin preguntar. Es la madrugada de uno de los días de saqueos. Solo le doy un sorbo. Con temor empiezo las preguntas de manera directa.

—¿Cómo están organizando los saqueos? ¿Cómo le hacen para que vaya tanta gente?

—Todo es muy simple, hago una imagen y la posteo en varios grupos, la gente la comparte y la pandilla se entera tarde o temprano—. Con la pandilla se refiere a los saqueadores que, asegura, acuden por su propio pie, sin pago, más que lo que roban.

—Yo solo le pago a unas cinco o seis personas, 800 pesos por saqueo, son los que motivan a la gente a que robe, ellos también a veces roban, pero la mayoría de las veces solo gritan o crean caos.

—¿Cómo que crean caos, qué hacen?

—Sí, dicen que el gobierno nos debe más, que no tengan miedo, que agarren cosas y salgan corriendo. Y la gente cuando ve que otro lo está haciendo, lo hace también.

—¿No crees que es muy peligroso lo que estás haciendo?

—Al gobierno no le importan, ellos nos quieres chingar con el gasolinazo y nosotros los chingamos así. Mientras no sean de mi familia… la verdad es que la mayoría sale corriendo.

—¿Quién te paga? ¿O cómo les pagas a tus amigos?

—Tengo un contacto que me da dinero para pagar, a mí me pagan por organizar, yo no robo, solo trato de que todo salga bien, muchos de los detenidos no los conocemos y no tienen nada que ver, solo que se les hizo fácil robar y los agarraron.

—¿Pero para quién lo haces? ¿Tiene nombre?

—Es una señora, hablo con ella por teléfono, no me sé su apellido, pero se llama Rosalía. Según me dicen trabaja para Morena, es de las que lleva gente para que vote, les da ayudas a mujeres y según tiene familiares en la delegación. Eso es lo que me dijo el güey que me la contactó”.

—¿Crees que quiera darnos una entrevista?

—No creo, yo me estoy arriesgando mucho, pero la neta a mí no me importa lo que piensen, no me dan miedo.

—¿Cuánto te están pagando? ¿Vale la pena?

—Me están dando 3 mil pesos por saqueo, me lo pagan en efectivo y me lo mandan con un chavo de un mototaxi. Para mí sí vale la pena, ahorita ando estrenando telera.

“Cabe mencionar que hace semanas, Letra Roja publicó que una de las formas como se distribuye la droga en Tláhuac es a través de mototaxis y que estos grupos son muy cercanos a Morena.

“De hecho impulsaron el voto en las pasadas elecciones por este partido”.

—¿Qué saqueos has organizado?

—Eso no lo puedo decir, me atoran en chinga, pero la mayoría son aquí.

—¿De Tláhuac?

—Sí.

—¿No has pensado que la gente está espantada? ¿Qué dice tu familia?

—La gente se espanta de todos modos, los queremos motivar a una revolución, a que despierten, a que no se dejen pendejear. Yo no hacía nada antes y ahora veme.

—¿Y crees que es la forma correcta de cambiar las cosas?

—No sé si es la forma correcta de cambiar las cosas, pero mientras pueda lo voy a hacer. A mí me pagan por hacer esto, lo hago bien y lo voy a seguir haciendo. ¿Ves esa pantalla? ¿A poco no está bien chingona?

Hasta aquí el testimonio.

¿Quién se beneficia del saqueo y el caos? ¿Se beneficia el gobierno?

Al tiempo.