Lunes, 23 de octubre de 2017
Foto

No me den por muerto, pero primero el proyecto

24 Horas por Gustavo Rentería

 

-Entrevista en exclusiva con el gobernador Miguel Márquez.

-El PAN no gana solo en 2018.

-Repetirá el PAN en Guanajuato.

Después de los saludos protocolarios le pedí al gobernador constitucional del estado de Guanajuato (el mejor evaluado, según la encuesta de SDPNoticias.com de Federico Arreola), el panista Miguel Márquez Márquez, que me hiciera un balance de las elecciones pasadas.

“Nos fue bien en Nayarit; en Coahuila hay muchas dudas, mucha incertidumbre; en el caso de Veracruz nos fue bien; en el Estado de México es muy clara la tendencia a favor de Alfredo del Mazo, y nosotros nos fuimos al cuarto lugar. Todo esto nos invita a hacer una gran reflexión, preguntarnos qué tenemos que hacer como partido, para así entender y escuchar más a la sociedad. Y lo que está claro es que no tiene que ser un PAN solo para ganar”.

-¿Es usted aliancista, gobernador? (En Nayarit y en Veracruz donde ganaron, fueron con el PRD.)

-Yo sí creo en ello. Estoy convencido de que con un buen proyecto y con un buen candidato o candidata podemos ganar.

-¿Primero el qué, el cómo, el para qué y después el quién?

-Exacto. Yo crecí con esta filosofía desde niño. Imagínate, yo fui seminarista nueve años. A mí me enseñaron a planear. Me enseñaron el cómo. Y esta fórmula de vida la he llevado a la política. Primero qué queremos para México, hacia dónde vamos, a dónde queremos llegar. ¿De qué sirve la calentura de levantar la mano y decir yo quiero ser el próximo Presidente de la República? El tema es qué harías con el poder en el caso de ganar la Primera Magistratura. Ése es el tema de fondo: primero un buen proyecto -no únicamente los panistas, sino un proyecto de nación compartido, porque solos no nos alcanza-, después, convencer a la sociedad en torno a un objetivo común. Yo soy un creyente de que para sacar adelante a este país, se necesita más que un equipo.

-¿Aspiras a convertirte en el candidato de esta alianza opositora?

-Me vería muy mal si después de esta explicación, donde argumento que primero el qué y el cómo y después él quién, me destapo.

-¡Pero si me dices que no quieres, nadie te va a creer! Ya están anotados en la lista Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya. ¿Te podemos subir al ring para completar el cuadrilátero?

-Insisto, primero el plan; si en su momento deciden que yo deba encabezar esos esfuerzos, ya lo veremos.

-¿Pero que no te den por muerto, verdad

-No, pero por ahora ando en la construcción de ese gran proyecto de nación que tanto necesitamos. Es más, urge un plan que vaya más allá de seis años…

-En 2018, en Guanajuato habrá elecciones concurrentes. ¿No me digas que no tienes la tentación de poner a tu delfín? Usar el dedo, pues.

-Existen varias vías: la elección interna, la designación, pero la mejor fórmula es el gran acuerdo. Aunque uno tiene su corazoncito -te soy muy honesto-. Uno va viendo quién tiene más posibilidades, quién lo puede hacer mejor. Si hay elección, mi voto valdrá uno.

-Falso gobernador; su voto cuenta uno, pero pesará más.

-Al final del día, la gente sabe que el gobernador se inclinó por uno. Ahora se está viendo el desempeño de la gente que aspira en el gabinete, en el Congreso o en las alcaldías. ¡Habrá un gran acuerdo!

-¿Le alcanza al PAN de Miguel Márquez Márquez para que no regrese el PRI?

-Yo creo que sí: tenemos los números suficientes. El desarrollo del estado va bien. Creo que hemos sido muy cercanos a la sociedad. Los guanajuatenses lo saben mejor que yo; recuerda que nadie vende pan frío. El gobernador ha sido muy abierto en todos lados: con los campesinos, con los industriales, los estudiantes, las amas de casa. La ventaja es que sólo hay un Miguel Márquez.

-¿Pero a poco a usted no le picó ya el virus del poder? Los helicópteros, los jets privados, las cámaras de televisión, el que todo mundo lo busque y lo quiera saludar, marea.

-Sí, pero tengo muy claro que esto es pasajero. Te confío que recojo mis pertenencias de mi oficina en no más de 15 minutos. Mi filosofía desde el primer día de gobierno es que todo esto es prestado. Mi familia me ha ayudado mucho a entenderlo y mi paso por el seminario también. De verdad que vivo con la idea de la trascendencia, de dejar huella, de no hacerme pato.

-Algunos de sus ex colegas no nada más se hicieron patos, sino se hicieron ricos, me refiero a los Duarte, a Borge y a Guillermo Padrés Elías, entre otros. ¿No lo vamos a ver a usted en un video agarrando dinero, como socio de una empresa off shore, con cuentas en las Bahamas, como dueño de ranchos y departamentos de lujo, o en un audio negociando moches o quizá será protagonista del próximo escándalo político?

-No, eso te lo garantizo. Soy un gobernador distinto. Tengo una vida totalmente normal. Mi fin de semana es en el rancho, vestido con vaqueros y botas y en familia. No hay nada más suave que una almohada y que tu cabeza repose ahí todas las noches. Es decir, yo duermo muy tranquilo.