Lunes, 21 de agosto de 2017
Foto Fuente: Internet

Buscan culpables, pero no dan solución a `gasolinazo´

Ciudad de México.- Tras días de descontrol y desobediencia civil provocada presuntamente por el aumento de la gasolina, las opiniones y críticas al “gasolinazo” no se hicieron esperar y muchos que ya van encarrerados por la silla presidencial, no dudaron en emitir su punto de vista.

Uno de ellos, el más polémico, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), rápidamente responsabilizó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al Partido Acción Nacional (PAN), de ser los que aprobaron la reforma energética que generó los aumentos en los precios de la gasolina y el diésel.

En Facebook escribió se "reafirma que los priistas de arriba son corruptos y cínicos, mientras que los panistas son corruptos e hipócritas"; y agregó que fue en el sexenio de Felipe Calderón que comenzó el aumento de los combustibles, son "unos oportunistas. Sólo falta que Felipe Calderón y su esposa (Margarita Zavala) manifiesten su inconformidad".

También, en un video difundido en sus redes sociales, el presidente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dijo que el presidente de México, Enrique Peña Nieto “juega a ser el verdugo de México”.

En tanto que Miguel Ángel Mancera, el jefe de Gobierno del Partido de la Revolución Democrática (PRD) fue uno de los primeros en reaccionar y de inmediato declaró que era necesaria una reunión con el presidente explique porqué se tomó tal medida.

Luego declaró que no son suficientes las explicaciones técnicas que se dan sobre el tema: "No nos pueden hacer sólo una explicación técnica; o sea, técnicamente, hoy yo le podría decir a la ciudadanía: técnicamente, el Metro debe costar 14 pesos, eso es lo que debería costar técnicamente el Metro, 14 pesos, pero eso no sería una respuesta política a las condiciones que vive la Ciudad”.

La exprimera dama de México, Margarita Zavala también culpó al PRI y a la actual administración por la crisis que pasa nuestro país.

La candidata defendió a su esposo Felipe Calderón y dijo que durante su administración el aumento a la gasolina nunca se utilizó con fines recaudatorios.  "A este gobierno sólo le interesa el dinero. Tú dinero (…). A este gobierno no le importó la gente. Se derrochó enormemente el dinero de los mexicanos, por eso llegamos a estos niveles de endeudamiento, y a una devaluación que hacía muchos años no habíamos visto", dijo en un video.

El PRI no fue el único blanco de la panista, también lo fue AMLO, de quien dijo, es un hombre que "juega con la esperanza del pueblo. El odio y la violencia no son los caminos correctos para expresar nuestra indignación".

Por otra parte, el gobernador de Chiapas, el priista Manuel Velasco hizo lo propio y también difundió un video en el que se pronunciaba en contra del “gasolinazo” e hizo una llamado a la Secretaria de Hacienda Crédito Público a “frenar este duro golpe a la economía popular, privilegiando otras medidas que no afecten a la población”.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong estaba de vacaciones cuando se dio el llamado “gasolinazo” y a su regreso, en plenas protestas y saqueos, sólo se limitó a decir que la Policía Federal respaldará a las autoridades locales para acabar con los actos vandálicos.

El dirigente del PAN, Ricardo Anaya declaró en su momento que el aumento a las gasolinas es un duro golpe a la economía de las familias mexicanas y exigió al gobierno federal encontrar alternativas que aligeren el impacto.

En esta ocasión, el dirigente le echó la bolita al PRI y dijo que la reforma energética llegó muy tarde por culpa de “la mezquindad del PRI” porque “esto ha ocasionado falta de inversión en áreas estratégicas que hoy hacen necesaria la importación de la mayor parte de las gasolinas que consumimos en el país”.

Otro presidenciable, el actual gobernador de Puebla, el panista Rafael Moreno Valle declaró tras el anuncio del aumento del combustible que país necesita “un cambio de rumbo” pero no detalló qué cambios.

“Ante la difícil situación del país, se necesita un cambio con rumbo (...) Nos damos cuenta que lo que tendría que ir subiendo va bajando y lo que tiene que ir bajando va subiendo. Lo vemos desde la inflación, del incremento en el precio de los productos, del combustible, antes era positiva y ahora negativa", dijo. 

También criticó la reforma energética y proyectó como todos los demás, un escenario nada favorecedor para la economía del mexicano. 

El gobernador independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, el “Bronco”, no se anduvo con vacilaciones y exigió al secretario de Hacienda, José Antonio Meade y al director de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya, una explicación de los aumentos.

El funcionario consideró que la reforma energética  “no debe ser pagada por los ciudadanos”, y exigió que el gobierno federal haga que Pemex trabaje en beneficio de la economía de todos.

A grandes rasgos, viendo las reacciones de todos los presidenciables, podemos ver que se enfocan en achacar la culpa del estado del país a un partido o a un personaje, y sólo algunos proponen alternativas para disminuir el descontento social y hacer menos el impacto del “gasolinazo”; se limitan a “exigir” que se tomen las medidas más adecuadas, aunque no se sepa cuáles son. 

Con información de La Jornada, Radio Fórmula y Milenio

EC