Jueves, 17 de agosto de 2017
Foto

¿Resbaló Ochoa con Flavino?

Expediente político por José Contreras

 

Tal pareciera que el PRI busca por todos los medios desaparecer del mapa electoral de nuestro país.

No se entiende de otro modo la actitud del dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, de salir en defensa del efímero ex gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado.

Político priista con amplia trayectoria, Flavino fungió como gobernador de Veracruz solo 48 días, tiempo suficiente para cometer una pequeña travesura: facilitar la fuga, en un helicóptero del estado, de quien había sido su jefe: Javier Duarte de Ochoa.

Al facilitar un helicóptero oficial a Duarte, Flavino pudo haber cometido varios delitos: encubrimiento, tráfico de influencias y ejercicio indebido del servicio público, por lo menos. Eso tendrán que resolverlo las instancias acusadoras y las jurisdiccionales.

Pero independientemente de su situación jurídica, el PRI no puede salir a defender a un personaje estrechamente ligado al ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, acusado de un sinfín de delitos y prófugo de la justicia.

Como secretario general de Gobierno, Flavino fue el segundo hombre en importancia de Veracruz durante el último tercio de la administración de Duarte, caracterizada por la violencia, la impunidad y la escandalosa corrupción.

¿No estaba enterado el secretario general de Gobierno de las tropelías que se cometían en Veracruz durante la administración de Duarte?

¿En verdad era Flavino el responsable de negociar directamente con Andrés Manuel López Obrador la transferencia de recursos públicos a su partido, Morena, como afirma el gobernador Miguel Angel Yunes?

¿Cómo entender que el PRI expulsó de sus filas a Javier Duarte de Ochoa pero ahora sale a defender a uno de sus más cercanos, a quien el propio Duarte dejó como encargado del changarro y a quien le facilitó su fuga?

Por cierto, la única figura de relevancia en el PRI que defendió a Flavino fue precisamente su dirigente nacional, Enrique Ochoa. ¿Se habrá resbalado al apresurarse a enviar esos tuits el pasado domingo o lo hizo por convicción?

¿Será verdad que el vicecoordinador de los diputados federales del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín, le llamó molesto a Ochoa para reclamarle por esa absurda defensa de Flavino?

Por cierto, Andrés Manuel López Obrador también salió apresuradamente a defender al mini gobernador interino. Pero eso es otra historia.

OFF THE RECORD

**SIGUE EL SAINETE

En menos de una semana, el grupo parlamentario del PRD en el Senado ha tenido tres coordinadores y ninguno a la vez.

El coordinador original fue destituido pero se atrincheró en la silla; la vicecoordinadora en funciones de coordinadora no ha podido ejercer como tal y el nuevo coordinador, elegido por una mayoría ficticia, no fue reconocido como tal por el senador Pablo Escudero, convertido en el gran elector perredista.

A ver en qué termina este sainete.

**TORMENTA EN NUEVA YORK

Vaya tormenta la que sorprendió al dueño de Morena, Andrés Manuel López Obrador, en Nueva York.

El discurso que estaba programado para durar 40 minutos solo duró poco menos de 15.

El motivo: un grupo de connacionales lo interrumpió para recordarle cosas de su pasado: su cercanía con el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca.

López Obrador es intolerante a muchas cosas, entre ellas, a que le recuerden su pasado.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m