Sábado, 21 de octubre de 2017
Foto

¡Sociedad de tramposos!

Con toda razón crece la indignación social contra tramposos, corruptos y ladrones que proliferan entre políticos, partidos y servidores públicos de todos los signos, colores e ideologías.

Por eso es común la mentada de madre, la descalificación y hasta la agresión ciudadana contra rateros de PRI, PAN, PRD y Morena… porque ningún partido y pocos políticos se salvan de la política depredadora.

Más aún, no pocos de los dizque candidatos independientes que aspiran al despacho presidencial se montan en el descrédito de políticos, partidos y servidores públicos, a pesar de que salieron de esos partidos.

Sin embargo, la doble moral social, las buenas conciencias políticas y lo políticamente correcto de la “legión de idiotas”, nada dicen cuando los tramposos, corruptos y rateros aparecen entre los ciudadanos comunes y corrientes. Entonces la transa, la ratería y la corrupción son toleradas.

Todo, a pesar de que especialistas en el comportamiento social aseguran que a una clase política corrupta, tramposa y ratera corresponde una sociedad corrupta, tramposa y ratera. La tercera ley de Newton, en materia de deshonestidad.

¿Lo dudan?

1. Luego del reciente Maratón de Ciudad de México, el Instituto del Deporte capitalino dio a conocer que descalificó a 5 mil 806 corredores que no completaron los 42 kilómetros de la justa. Aún así, los tramposos recibieron su medalla.

El Indeporte informó que en la justa participaron 29 mil personas, de las cuales 28 mil llegaron a la meta, pero casi 6 mil personas tomaron atajos, fueron llevados en autos, usaron el Metro y hasta cambiaron el gafete para completar la ruta del Zócalo al Estadio Olímpico.

Es decir, aparecieron 6 mil ciudadanos tramposos, potenciales políticos ratas y ladrones.

2. El escándalo fue mayor cuando luego de los terremotos, el Gobierno de CdMx arrancó un programa para entregar 3 mil pesos mensuales de ayuda para la renta a damnificados por los sismos.

De poco más de 5 mil cheques entregados, casi mil de ellos —20 por ciento— fueron reclamados por personas que no habían sido damnificados y que no debían recibir la ayuda. Más aún, existe un video donde un grupo de personas protagonizó un escándalo para exigir el pago, pero ninguno de ellos está en la lista de damnificados.

Casi mil ciudadanos tramposos, potenciales políticos y servidores públicos rateros.

3. Aquí documentamos que líderes de los Panchos Villa y de otras organizaciones vinculadas a Morena se instalaron con carpas y mantas en lugares de inmuebles damnificados —sin serlo— para recibir ayuda económica y para buscar la entrega de una casa.

El ejemplo más burdo fue el de un grupo de paracaidistas regenteados por Telésforo Francisco Martínez, instalados en la calle Roma, de la colonia Juárez, quienes se hacen pasar por damnificados cuando, en realidad, saquean las zonas de desastre. Además se anotan en todas las listas posibles para la entrega de casas.

Casi 300 pillos que sí viven de la política rapaz de Morena.

4. Luego de una supuesta asamblea de padres de familia de la escuela Rébsamen, un grupo de padres acordó que exigirán al Gobierno de CdMx que con dinero público se garantice la educación de todos los estudiantes de la escuela, hasta que concluyan la universidad. ¿La razón del abuso, que en medio de la tragedia “el gobierno dará todo lo que pidamos”.

Decenas de padres de familia abusivos, potenciales políticos ratas.

5. Durante los momentos dramáticos de la tragedia, rateros disfrazados de Protección Civil se metían a las casas y, ante la urgencia ciudadana para que sus hogares fueran revisados, saqueaban todo lo que podían. Los casos denunciados fueron decenas.

Y decenas de rateros profesionales que lo mismo podían ser políticos.

6. En redes sociales se denunció —y se documentó en video— que en tianguis de Nezahualcóyotl se comercializaban víveres que fueron donados para los damnificados del terremoto del 19-S. En algunos casos se ponían a precios de remate bolsas con todo y logotipos de que se trataba de ayuda para los damnificados.

El comercio ambulante igual de transa que la mafia inmobiliaria.

7. También en redes y en medios se denunció el abuso generalizado en centros de acopio. Cualquier ciudadano colocaba una cartulina en la puerta de su casa o de su negocio con la leyenda: “Centro de acopio”, para que la gente empezara a llevar ayuda. ¿Y cuál era el destino de esa ayuda? ¡La despensa de los vividores que instalaron el “Centro de Acopio”!

Ciudadanos que hacen trampa a costa de la tragedia.

8. Ayer, Transparencia Internacional reveló que en América Latina, México es líder en corrupción.

En efecto, a una sociedad corrupta, corresponde una clase política de corruptos. ¿O no?

Al tiempo.