México. Dos menores de edad fueron encerrados en un refugio de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) con el objetivo de «controlarlos». 

Por lo tanto los niños comenzaron a patear el vidrio del cuarto de seguridad, con el objetivo de lograr escapar.

Cabe destacar que en este mimso cuarto dos adolescentes dieron a conocer que sufrieron abuso sexual. Hasta el momento las autoridades de la PGJ-CDMX no han tomado medidas al respecto.

Con información de Carlos Jiménez

MA