México. Juan José Zacarías un testigo de la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, él fue uno de los cientos que acudió a la ‘invitación’ para ir por gasolina ‘gratis’.

Menciona que no era la primera vez que algo así ocurría; dice que el día de la tragedia el rumor se corrió por toda la zona, incluso se enviaban mensajes por whatsapp.

Al llegar al lugar, Juan percibió el fuerte olor a gasolina y vio a personas que se desmayaron por los gases que de ahí emanaban. Al recorrer el lugar se dio cuenta que los gases se iban concentrando hasta parecer neblina, por lo que rápidamente se fue.

“Le dije a mis familiares que se fueran porque eso no tardaba en prender porque toda la gasolina se había gasificado a la altura de la alfalfa”.

Su intinto hizo que se retirara, de repente escuchó el estruendo y regresó a ayudar a los heridos. Reconoce que hubo una mala acción de la gente y piensa que esto se pudo haber evitado.

Con información de La Prensa