-Publicidad-

No existía otra manera de empezar la presente colaboración que con uno de los clásicos de este espacio: “¡Se los dije!”.

Y es que, en efecto, el 7 de julio del 2020 –en el Itinerario Político titulado: “¡Viene terror fiscal contra los críticos de AMLO!”–, aquí dije que más temprano que tarde vendría la venganza de López Obrador contra los empresarios de medios críticos, a través del terrorismo fiscal.

Y, en efecto, hace horas empezó esa venganza contra la joven empresa mediática que soporta la plataforma noticiosa Latinus, propiedad, entre otros, de Carlos Loret, un severo crítico del fallido gobierno de AMLO.

“¿Venganza?”, preguntamos aquel 7 de julio del 2020.

“Sí, venganza porque cada día son más los críticos a los que Obrador no puede someter a su antojo.

“Venganza porque cada vez son más los mexicanos que confirman el fracaso llamado “Cuarta Transformación”.

“Y venganza porque si la crítica sigue como hasta ahora, en un año, en junio de 2021, Morena podría ser arrasada en las elecciones intermedias”. (Fin de la cita)

Y sí, curiosamente hoy, cuando sólo faltan 65 días para la “elección intermedia” y cuando Morena “hace agua” en muchos frentes, el gobierno de AMLO lanza a sus “mastines babeantes” contra Latinus; una venganza con llamativa envoltura de terror fiscal.

Pero vamos por partes.

La historia que hoy nos ocupa se remonta al 2 de julio del 2020, cuando un colérico Obrador se lanzó contra sus críticos y contra el origen de los ingresos de esos críticos.

Así lo dijo aquel 2 de julio del 2020: “¿Cuánto les dan para atacarme…? Que se vayan preparando porque estoy buscando la manera de que cooperen, porque para ellos atacarme es una empresa lucrativa.

“Ganan por eso, entonces deberían de cooperar con algo… de lo que les pagan, porque son prensa vendida o alquilada, que ayuden en algo… Ya no digan un millón, ni 500 mil, que nos den 50 mil…” (Fin de la cita)

¿Qué quiso decir el presidente? ¿Cuál era el mensaje? ¿A quién dirigió el mensaje?

La respuesta la dimos precisamente en el Itinerario del 7 de julio del 2020, luego de consultar a uno de “los hombres del presidente”.

Así respondió uno de los hombres más cercanos a Obrador, a quien consultamos sobre el mensaje de su jefe: “¡No hay mucho que decir… Te recomiendo que te cuides… los van a perseguir por lo fiscal!”.

“No dijo más el político, pero el viejo refranero popular tiene una mejor respuesta: “¡Al buen entendedor, pocas palabras!”.

Por eso, la entrega de aquel 7 de julio del 2020 concluyó de la siguiente manera: “En su desesperación por los fracasos en todos los frentes, AMLO lanzara el terrorismo fiscal contra los críticos de su fallido gobierno. Al tiempo”. (Fin de la cita)

¿Y qué creen?

En efecto, a la vuelta de ocho meses, el tiempo siempre terco, nos dio la razón de nueva cuenta.

Y es que apenas el pasado lunes 29 de marzo de 2021, la plataforma digital “Sin Embargo” –refugio de algunos de los mayores propagandistas de AMLO y cuyo gobierno los financia–, presentó un supuesto reportaje sobre el origen empresarial intelectual, periodístico y financiero de Latinus.

En realidad, se trata de un monumento a la calumnia, la difamación y el peor periodismo –el periodismo a la carta–, que fue llevado al cuartel de fusilamiento de López Obrador, la mañana del martes 30 de marzo.

Y sí, el supuesto reportaje lleva la marca de la casa en su contenido; el terrorismo fiscal. Y si dudan, que cada quien haga su juicio.

Aquí un fragmento del “reportaje”, bajo la firma del propagandista de AMLO, Álvaro Delgado: “en 2020 –año en el que inició Latinus–, la SHCP identificó numerosos movimientos financieros entre Madrazo Rojas y Nickin Gaxiola vinculados a Beacon Programatic Services, como el fondeo de 4 millones de pesos a través de Hova Health SA de CV, empresa propiedad de éste que ha recibido millonarios contratos del gobierno de Michoacán.

“Según la información hacendaria, además de la relación corporativa y financiera que mantienen Madrazo Rojas y Nickin Gaxiola, con operaciones inmobiliarias y con flujo de recursos a Digital Beacon Programatic Services, el accionista mayoritario de esta empresa y director general de Latinus, González Guadarrama, ha hecho millonarias transferencias al segundo.

Lo que parece más raro a las autoridades de la SHCP es que la empresa que maneja Latinus no ha hecho ninguna declaración del fondeo al SAT. (Fin de la cita)

Además del periodismo rupestre de “numerosos movimientos”, “millonarios contratos” y “millonarias transferencias” que nunca se prueban, lo único que queda claro es que por instrucción del dictador de Palacio, la Secretaría de Hacienda persigue a la empresa Latinus, a sus socios y, por supuesto, movimientos bancarios.

¿Y qué nombre le ponemos a esa persecución?

Sí, aquí y en China se llama “terrorismo fiscal” contra una empresa propiedad de periodistas críticos del gobierno fracasado de AMLO.

Pero si aún existen dudas, el propio presidente Obrador las disipó en su cuartel de fusilamiento mañanero, ayer martes 30 de marzo.

A pregunta del propagandista Álvaro Delgado –autor del supuesto reportaje–, López respondió que ya conocía toda la información del trabajo periodístico, lo que colocó en el ridículo a sus propagandistas.

Así lo dijo.

–si, sí tenía esa información…–, respondió Obrador

–¿Sabía que Roberto Madrazo estaba detrás de Latinus…?–, le preguntó el propagandista Álvaro Delgado

–No él, pero familiares de él… así como personas vinculadas al gobernador de Michoacán y a quien fue subsecretaria de relaciones en el gobierno de Fox…–, dijo Obrador

–¿Patricia Olamendi…?–, le aclaró el propagandista Delgado.

–Sí, porque aquí llega de todo…. Ya no hay espionaje, pero hay mucha inteligencia, porque la gente nos informa… pero no consideramos que nos correspondía denunciarlo, porque queremos que la vida pública sea cada vez más pública y que no haya censura.

–Además no queremos que se utilice de excusa, si hacemos una denuncia de ese tipo, para señalar de qué estamos limitando la libertad de expresión… queremos que todos puedan ejercer sus libertades. (Fin de la cita)

El mensaje sigue claro; serán perseguidos, allí donde estén, los críticos del fracasado gobierno de AMLO.

Por eso, en respuesta al supuesto reportaje, la empresa Latinus emitió un comunicado en el que destaca lo siguiente.

“El “amasijo” de datos falsos, imprecisos y sin sustento ofrendado hoy en su ritual matutino al presidente, está justo a la altura del burdo aparato propagandístico construido en la actual administración.

“No resiste la verificación. Con esa endeble base, el gobierno de México quiere enviar una señal inequívoca de intimidación a periodistas, creadores e inversionistas para que Latinussea un medio satanizado desde el poder.

“Es sencillo: ni Roberto Madrazo, ni Silvano Aureoles, ni el gobierno de Michoacán, ni Patricia Olamendi tienen nada que ver con el medio”. (Fin de la cita)

Y sí, volvimos a dar en el blanco; el de López Obrador es un gobierno dictatorial que amenaza con terrorismo fiscal a los críticos; sean periodistas, sean dueños de medios, sean inversionistas.

Al tiempo.