México. La madrugada del 28 de mayo se logró la detención de Pedro Ramírez Pérez, alias El Jamón, actual líder de la célula delictiva La Unión Tepito.

Lo agarraron dentro de una casa de seguridad en Atizapán de Zaragoza, Estado de México. Rentó la casa en un exclusivo fraccionamiento, pero no sabía que dos agentes de la Agencia de Investigación Criminal, AIC, estaban haciéndose pasar por sus vecinos, fingieron ser una pareja de recién cuando en realidad lo estaban vigilando.

-Publicidad-

El Jamón salía de madrugada y regresaba a su casa antes de que amaneciera. Se reunía a hacer negocios en bares de la CDMX entre las 2 y 3 de la madruga. También visitaba la casa de su ‘padrino’, santeros entraban y salían del domicilio.

Los agentes colocaron un GPS en su automóvil, Vento, sabían qué rumbos tomaba en los últimos días. Pero el 28 de mayo ya lo estaban esperando, pasó la casete de vigilancia y querían que ingresara a su casa.

Ramírez Pérez escuchó ruidos, se asomó por la ventana y cerró sus cortinas, pero ya era demasiado tarde porque las agentes estaban listos para entrar a capturarlo.

Estaba vestido de blanco. Siempre se vestía así por la religión que practicaba. Estaba a punto de convertirse en Babalawo o Babalao, supuestamente el sacerdote de la santería que conoce el pasado, el presente y el futuro.

Esa noche dentro del domicilio, acaba de sacrificar a dos palomas, tenía encendidas unas veladoras y de acuerdo con los testigos estaba rezando en un altar yoruba.

Con información de Héctor de Mauleón

VO