México. David V, alias El Ocra, considerado por las autoridades como el mayor huachicolero en el Estado de México, logró en medio del anonimato y sin hacer tanto ruido, igualar su fortuna a la de El Marro. 

Se dedica principalmente al robo de combustible. Sin embargo, para está relacionado con otro tipo de delitos como homicidios de policías, rivales y autoridades.

-Publicidad-

Tenía a su disposición a un grupo de al menos 30 sicarios que le ayudaban a cometer los crímenes.

Las autoridades lo relacionan con unos 50 asesinatos.

Operación

Se sabe que el sujeto pagaba por protección a policías de los municipios de Zumpango, Tecámac y Melchor Ocampo.

Entre los crímenes que se le acusan, está el homicidio del fiscal de Zumpango, quien fue atacado mientras comía en un restaurante de la zona Hidalgo.

Tras este atentado la FGJEM incrementó los trabajos para poder detener a «El Ocra» y a su grupo de sicarios. Entre ellos policías municipales que le ayudaban a detener a sus rivales.

Varios de estos delincuentes terminaron detenidos en posesión de armas de fuego, placas de policía y uniformes.

Huyó a NL

Cuando «El Ocra» comenzó a sentirse acorralado por las autoridades del Estado de México se trasladó a Nuevo León para continuar con sus operaciones de huachicoleo.

Ahí rentó una bodega y construyó un túnel para poder llegar a las tomas de combustible.

Un video grabado por «El Ocra» muestra un recorrido por el túnel el cual cuenta con ventilación e iluminación, lo que pudo haber costado alrededor de 2 millones de pesos y probablemente estuvo en construcción durante dos meses.

Te recomendamos: Así es el túnel de un huachicolero en el EdoMéx (Video)

Luego que elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) descubrieron el túnel, «El Ocra» nuevamente escapó.

El sujeto finalmente fue detenido en el estado de Hidalgo y actualmente está preso en un penal mexiquense. Sin embargo, a pesar de estar encarcelado continúa operando no sólo con el robo de combustible, sino con el tráfico de drogas, apoyado por su esposa y su cuñado.

Con información de Carlos Jiménez y Excélsior

VO