Hoy la noticia escandaliza a la prensa mexicana y a no pocos medios internacionales.

Y es que el INE y el Tribunal Electoral encontraron culpable a la secretaria de Educación, Delfina Gómez, del saqueo de dinero de los trabajadores del municipio de Texcoco, cuando era alcaldesa, de 2013 a 2015.

Y el saqueo de por lo menos 20 millones de pesos financió las campañas de la humilde profesora quien, de esa manera, alcanzó una diputación federal y luego se convirtió en candidata al gobierno del estado de México, en donde fue derrotada por el actual mandatario, Alfredo del Mazo.

Lo simpático del tema es que no sólo se trata de una noticia vieja, sino que la práctica de saquear el dinero de los trabajadores al servicio del Estado fue convertida en una auténtica “estafa maestra” por el hoy presidente de los mexicanos, López Obrador, cuando era jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, entre los años 2000 y 2005.

Pero resulta aún más curioso que la denuncia de aquellas raterías las hicimos públicas en este espacio hace cuatro años, en la entrega del Itinerario político del 21 de abril de 2017, titulado igual que hoy: “Delfina robó en Texcoco, igual que AMLO en el GDF”.

Por eso reproducimos a continuación un extracto de aquel texto que, cuatro años después, mantiene total vigencia. Juzguen si no.

“El paralelismo es asombroso.

“Se convirtió, según reputados morenistas, en una calca de las prácticas depredadoras del gobierno de López Obrador en el Distrito Federal.

“¿A qué nos referimos?

“A que hoy los gobiernos de Morena –en municipios del Estado de México y delegaciones de CDMX–, “ordeñan” la nómina de los trabajadores para destinar el dinero al activismo electoral y partidista de Morena.

“¿Recuerdan que cuando López Obrador era jefe de Gobierno del DF, le quitaban por nómina hasta el 20% del salario a los trabajadores capitalinos? ¿Recuerdan que el dinero robado a los trabajadores era utilizado para activismo político personal de AMLO?

“Bueno, pues esa misma práctica se impuso en municipios como el de Texcoco, en donde la entonces alcaldesa, Delfina Gómez, canalizaba cada quincena 250 mil pesos al Grupo de Acción Política “GAP”, que desde hace dos décadas regentean Higinio Martínez y Horacio Duarte entre otros.

“Pero la práctica de ordeñar la nómina de los trabajadores con fines político-electorales también la adoptó Higinio Martínez, el humilde médico texcocano hoy es un adinerado político mexiquense, principal apoyador de López Obrador y promotor de la candidatura de Delfina Gómez.

“Y no, la denuncia sobre malversación de fondos y robo a la nómina de los trabajadores de Texcoco, por parte de la entonces alcaldesa Delfina Gómez, no es una ocurrencia, tampoco un invento y menos un complot.

“No, resulta que el PAN tiene lista una denuncia que presentará a la Fepade, en la que documenta en Texcoco, Delfina Gómez saqueó medio millón de pesos mensuales –seis millones al año–, destinados al Grupo de Acción Política; práctica que se extendió en todo el DF.

“Según documentos oficiales, la transferencia de dinero público del municipio de Texcoco se realizó desde la cuenta municipal número 252544745 de Banorte, a la cuenta de “Grupo de Acción Política”, bajo el concepto de apoyo al GAP.

“El dinero fue utilizado para los actos proselitistas que, a la vuelta de los meses, convirtieron a Delfina Gómez, en candidata al Estado de México.

“Según cálculos de los denunciantes, Delfina Gómez habría saqueado por lo menos 20 millones de pesos del municipio de Texcoco –vía el GAP de Higinio Martínez-, para construir su candidatura al gobierno mexiquense.

“Lo curioso del caso es que Delfina Gómez, Andrés Manuel López Obrador, Higinio Martínez y Horacio Duarte –integrantes de la pandilla que saqueó Texcoco-, omitieron en el reporte de gastos de campaña al Instituto Electoral del Estado de México, la compra de más de 580 espectaculares promocionales de la candidatura de Delfina Gómez.

“¿De dónde salió el dinero? Queda suficientemente claro. ¿O no?

“Pero la historia del empoderamiento de la peculiar pandilla política de Texcoco, conocida como Grupo de Acción Política, no es una novedad. En realidad, se remonta a finales de la década de los años ochenta, del siglo pasado, cuando un joven médico texcocano, de nombre Higinio Martínez, se vinculó con el PRI municipal y estatal.

“Higinio traicionó su origen priista y se afilió junto con todo el GAP al partido de la Revolución Democrática.

“En 2011, junto con Horacio Duarte, Rosendo Marín, Fabiola Gallegos, José Luis Gutiérrez Cureño, Agustín Corona y otros, crearon una verdadera mafia en el PRD mexiquense, que llevó a Higinio Martínez a ser diputado federal y senador.

“A su vez, Horacio Duarte llegó a ser representante de AMLO ante el INE, en 2012. En su oportunidad, el Grupo de Acción Política, se afilio a Morena e inició la búsqueda de nuevos cuadros.

“¿Esos pillos quieren gobernar el estado de México?

“¿Esa es la honestidad valiente que pregonan AMLO y Delfina Gómez?

“¿Así o más claro? Al tiempo. (Fin de la cita)

Días después de la anterior publicación –que en su momento fue negada rabiosamente por los morenistas–, un trabajador del GDF se agrevió a dar su testimonio sobre el robo a los trabajadores del GDF.

El testimonio fue publicado en primicia en el portal Letra Roja el 7 de mayo del mismo 2017.

Aquí un extracto: “La verdad es que desde que se anunció un “gobierno de austeridad” sabíamos que algo no estaba bien. Andrés Manuel se metió con el salario de los trabajadores.

“Le decían diezmo, pero no era opcional, todos daban dependiendo de cuánto cobraban, por lo menos un 10 por ciento de su salario.

“También hacían rifas y todos compraba boleto, para todo era un precio diferente, entre más ganaban más costaba el boleto, pero nunca rifaban nada.

“Todo ese dinero en efectivo se juntaba y se le llevaba al primo de Nico, un señor llamado Rafael Marín Mollinedo, que era director general de Servicios Urbanos. Nadie sabe qué le hacían al dinero”. (Fin de la cita)

Retomamos el tema del robo a los trabajadores del GDF, con nuevos elementos como el papel de “recaudadoras” de AMLO como Rocío Nahle, en el Itinerario Político del 28 de mayo de 2017.

Entrega que concluyó así: “En cinco años, AMLO robó a manos llenas en el DF y todos callaron. ¿Qué hace falta para que la autoridad electoral entienda que Obrador es un depredador del dinero público?”. (Fin de la cita)

Hoy, el INE y el Tribunal Electoral sancionaron a Delfina Gómez, secretaria de Educación en el gobierno de AMLO, por saquear el dinero de los trabajadores del municipio de Texcoco.

¿Cuándo será sancionado López Obrador por saquear el dinero público de los trabajadores del desaparecido GDF, en los cinco años que “gobernó” la capital del país?

Al tiempo.