México. Una bebé falleció horas después de haber nacido, a pesar de haber sido reportada en buen estado de salud, en una clínica privada del municipio de Coacalco, en el Estado de México.

Dulce y Ricardo, padres de la menor, acudieron el pasado viernes a la Clínica Integral Materno Infantil ubicada en Eje 8, para recibir a su hija, a las 38 semanas de embarazo de la mujer.

Durante sus revisiones, los médicos no informaron a la pareja que algo estuviera mal con la pequeña, e incluso al momento de su nacimiento indicaron que su estado de salud era estable.

De acuerdo con información, la infante nació el pasado viernes 11 de junio a las 11:57 horas y luego de rechazar el alimento que le proporcionaron en la clínica, la pediatra, quien no se encontraba en el hospital, indicó que le cambiaran la fórmula, la cual nuevamente rechazó.

Alrededor de las 21:00 horas, la pediatra acompañada de otra persona, se llevó a la bebé para revisarla; minutos después, Ricardo escuchó gritos de las dos mujeres y una enfermera que se encontraba al cuidado de la mujer y de la menor, por lo que salió de la habitación.

Al salir, se percató que la pediatra tenia en brazos a su bebé, quien estaba morada y fue colocada sobre una plancha.

En el lugar, la pediatra pedía oxígeno y medicamentos a la enfermera, quien le indicó que no había. Minutos después, escuchó que a su hija le habían colocado una sonda y le pusieron adrenalina; fue en ese momento que se percató que su bebé había muerto.

Ricardo acudió al Ministerio Público de Coacalco, quienes al acudir a la clínica le indicaron que había inconsistencias, ya que la muerte de la menor no había sido reportada.

Presuntamente, la clínica no dio un diagnóstico de la muerte y la necropsia fue indeterminada porque no encontraron golpes, por lo que están en espera de los estudios de patología.

Con información de Telediario

YC