Tengo que ser muy sincero con usted, yo pensé que todo iba a empezar a bajar y que en la medida de los posible nos íbamos a adaptar a las nuevas medidas de sanidad, pero no fue así.

Desde la semana pasada se escucha en diferentes medios de comunicación que el regreso del Semáforo Rojo está muy cerca y que incluso volver al confinamiento podría darse si las cosas no mejoran.

-Publicidad-

Esto significa que todo se va a cerrar de nuevo, que los negocios tendrán un segundo embate económico y que mientras no haya una vacuna, difícilmente regresaremos a la normalidad.

Y hagamos de cuenta que la gente hace caso a todas las medidas, usted y yo sabemos que no es así, pero por qué tardó tanto la autoridad de la Ciudad de México para ser estricto en las medidas. Por qué esperaron a que la gente siguiera saliendo para poner en práctica métodos que bajaran la cantidad de infectados.

Cómo es posible que ante el incremento de camas no se hiciera nada en día de muerto o incluso en el Buen Fin para evitar que sigan saliendo a la calle y estén conglomerados en espacios pequeños.

Y más allá de la ignorancia y la irresponsabilidad con la que han actuado los mexicanos, que no usan cubrebocas, que siguen pensando que este virus no hace nada y que se sienten invencibles a pesar de que tenemos la taza de mortalidad más alta del mundo, la culpa es de las autoridades.

Porque si los castigos y las restricciones siguieran tan severas como al principio, si hubieran dado las cifras reales de contagios, si explicaran con claridad a las personas la situación tan grave y si proyectaran de manera eficaz cómo va a quedar la economía después de esto, todo sería diferente.

Estamos muy cerca de los 100 mil muertos en todo el país, es una tragedia por donde se vea, mucho más cuando en el peor escenario se calculaban que sólo llegaríamos a 60 mil. ¿Aceptarán el error? ¿Aceptarán que no supieron gobernar e informar? ¿Aceptarán que es su culpa que la pandemia haya dejado tantos muertos?