México. Raúl Osien Marroquín era un exmilitar que decidió cometer actos de homofobia y acabar con la vida de varios gays en la Ciudad de México. Por esta razón lo llamaron El Sádico o El asesino del arcoiris.

Su historia criminal comienza cuando era joven, se sabe que se enlistó en las filas del Ejército y llegó a ser sargento primero. Por alguna extraña razón desertó y empezó a robar autos, lo que lo llevo un año a la cárcel.

-Publicidad-

En 2005 salió de prisión y decidió viajar a la Ciudad de México donde meses después empezaría a matar homosexuales.

Operaba en la Zona Rosa y enganchaba gays en los bares cercanos para luego llevarlos a su casa en la Venustiano Carranza. Investigaba que su familia tuviera dinero y les pedía rescate.

Después de cobrar los secuestros, los desmayaba con una bolsa de plástico y ya que estaban inertes, los estrangulaba lentamente hasta matarlos. A algunos los liberó de su secuestro, pero a otros los mató, los metió a una maleta y los dejó en plena calle.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades, El Sádico habría secuestrado a seis personas y asesinado a cuatro. Esta cifra no se confirmó, ya que podrían ser el doble de víctimas.

Cuando la policía se dio cuenta del modus operandi, de inmediato lanzó un pedazo de la investigación, los crímenes eran de odio y el agresor estaba muy cerca de caer.

El asesino del arcoiris cometió un error, secuestró a un empleado de una televisora y exigía un rescate de 120 mil pesos.  En enero de 2006, Raúl fue detenido por las autoridades capitalinas.

En sus declaraciones dijo que mataba gays porque eran fáciles de enganchar, guardaba sus credenciales de elector como trofeos y aseguró que lo volvería a hacer. Dijo que no era homosexual y que estaba limpiando a la ciudad del VIH. Lo único que le dolía era el daño que le causaba a su familia, pero no se arrepentía de los crímenes.

En 2010 fue condenado a 280 años de prisión.