México. La madrugada del martes 28 de mayo Sergio Flores Concha, alias El Tortas, líder de la organización criminal La Anti-Unión fue detenido en un fraccionamiento exclusivo de la alcaldía Tlalpan.

Antes de ser detenido soñaba con construir un imperio de venta de metanfetaminas, claro, todo con ayuda de Aldo Jesús Azcona Cortes alias El Enano o El Chucky, jefe de plaza en la CDMX para el Cártel Jalisco Nueva Generación, CJNG y encargado de coordinar la compra, venta y distribución de estupefaciente, así como del tráfico de armas. 

-Publicidad-

El Tortas ya contaba con toda la herramienta para ‘cocinar’ droga, se vendería en el Estado de México y posteriormente en alcaldía de la capital. Los departamentos estaban ubicados en la Gustavo A. Madero, Iztacalco, Cuauhtémoc y Benito Juárez, mantenía pequeños laboratorio y ya le habían proporcionado cocineros, químicos y herramientas.

Te puede interesar: Cocaína rosa, la droga más cara que vende La Unión

El gran negocio de El Tortas era vender a los adictos metanfetaminas hechas cristal. Quería vender la dosis en 50 pesos, los dealers de la Fuerza Anti-Unión y narcomenudistas del El Chuky podrían vender hasta 60 dosis al día. 

El cristal o crystal, es una mercancía ‘muy vendida‘ entre los jóvenes, existen varias maneras en las usan esta droga, lo consumen en forma líquida, sólida o gaseosa.

Cada manera de introducirla al cuerpo humano ocupa métodos diversos, unos llevan la droga al cerebro más rápido que otros, entre más rápido puede implicar que es más adictiva y que existen mayores riesgos de ocasionarte un daño.

El Tortas sabía que produciría una ganancia millonaria.

VO