México. Un maestro de 50 años, casado y con hijos se sintió inconforme con su vida y decidió cambiar de género. Era hombre, ser convirtió en mujer y ahora quiere ser un caballo.

Karen, como ahora se llama, decidió que debía asumir su orientación sexual e inició un tratamiento para modificar su cuerpo. Aunque haberse convertido en mujer era la meta principal, hoy ya no lo es: quiere ser un caballo.

“Tengo un caballo adentro de mi”, aseguró Karen. Su objetivo es vivir como ese animal y asegura que esta idea le obsesiona desde que tenía siete años de edad.

Un documental sobre su vida producido por Vice, muestra que con frecuencia participa en campeonatos llamados ‘pony-play’, donde la gente pretende ser el animal. Dicho documental está disponible en la plataforma de YouTube con el nombre “Horse Being”.

Lo que más ha llamado la atención de su caso es que Karen pide al Estado que asuma el proceso y los costes de este cambio de género hacia la transespecie, personas que se consideran atrapados en el cuerpo humano.

“Hubo una vez un chico que me preguntó si estaría interesada en hacerme la cirugía para implantarme pezuñas en mi pies, directamente en los huesos. La respuesta es sí”, comparte Karen.

De no hacerlo, se plantearía incluso acudir a los Tribunales por sentirse discriminada frente a los tratamientos hormonales de cambio de sexo, que ya cubre la Seguridad Social.

Con información de Excélsior

VO