México. Dese hace algunos días, una fotografía está recorriendo las redes. Un hombre está en cuclillas, con mascarilla y guantes al tiempo que sostiene en sus manos un bebé. A su alrededor, al menos se identifican otros ocho cuerpos de nonatos, tapados con delicadeza con telas que parecen de algodón.

Todos ellos está situados sobre unas bandejas de plástico, depositadas en un suelo. La escena es dantesca, se trata de niños muertos, seres humanos abortados, matados a propósito, antes de nacer.

-Publicidad-

La imagen fue tomada en el mes de marzo en Vietnam y el hombre conocido como TQ Cuong, es miembro de un grupo de voluntarios que sale cada noche a recuperar los cuerpos de estos bebés de los cubos de basura de los negocios abortistas de Hanoi, capital del antiguo Saigón.

Después de lavarlos cuidadosamente con vino de jengibre, celebran una ceremonia de inhumación en el cementerio, antes de depositarlos en las enormes fosas comunes, los bebés son envueltos en unos paños y luego introducidos en unas cajas con flores.

Con información de Actuall

VO