México. El pasado 9 de junio, la doctora Beatriz Hernández Ruiz de 29 años, se vio involucrada en un accidente vial. Al salir de su auto para cerciorarse de que no hubiera heridos, policías de Hidalgo la sometieron con violencia.

La llevaron a las galeras municipales, su padre logró verla con vida y ella le pidió que la ayudara a salir. Momentos después le avisaron que la médico había muerto, presuntamente se había suicidado.

Sin embargo, la doctora tenía huellas de ahorcamiento, por lo que siguen las investigaciones en contra de siete policías municipales involucrados.

Días después, ocurrió lo mismos en Puebla, el egresado de la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales de la BUAP, Juan Carlos Portillo murió por un traumatismo craneoencefálico severo, luego de que lo detuvieran por una supuesta riña.

Los policías dijeron que el joven se había suicidado el pasado 12 de junio, pero hay evidencias que demuestran que se trató de un homicidio.

Familiares, amigos y la comunidad universitaria exige que se esclarezcan los hechos y se castigue a los responsables.

En menos de una semana han asesinado a dos jóvenes estudiantes, Betty era egresada del IPN y se encontraba haciendo su residencia. Juan Carlos era egresado de la BUAP y ambos tenía un futuro por delante.

IN