Para nadie es nuevo que el 40 por ciento del territorio mexicano está en manos de las bandas criminales; en particular, las del narcotráfico.

Tampoco es novedad que esos grupos criminales actúan abiertamente en política y, en especial, en procesos electorales como el que está por terminar.

Peor aún, desde el arranque de la temporada electoral, hasta el día de la votación, se registraron casi mil eventos violentos, alrededor de cien crímenes vinculados al proceso electoral, lo que arrojó casi 40 políticos asesinados.

Por eso, frente a esa realidad, aparecen las preguntas obligadas.

¿Cuál fue el impacto real de las bandas criminales en las recientes elecciones estatales y municipales?

¿Es casual que Morena haya ganado todo el corredor del trasiego de drogas, controlado por los cárteles criminales presuntamente aliados al gobierno, como los de Sinaloa y CJNG?.

Lo cierto es que –como todos saben– en política no hay casualidades y son muchos los indicios de que el gobierno de Obrador no sólo pagó a las mafias criminales con una amnistía de facto sino que en el extremo de la debilidad de Estado, les habría entregado gobiernos estatales completos.

Pero vamos por partes.

Apenas el 12 de marzo del 2021, el general Glen VanHerk, jefe del Comando Norte de Estados Unidos, aseguró que entre 30 y 35 % del territorio mexicano “es controlado por organizaciones criminales”, motivo por el que la gente que vive en esas regiones busca emigrar del país.

Meses después, el 8 de junio del 2021, el ex embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau dijo que el presidente López Obrador “ha adoptado una actitud de “laisserz fair” (dejar hacer) ante los cárteles, lo cual no solo es problemático para México sino para nuestro gobierno”.

Además, Landau elevó el porcentaje del territorio mexicano que estaría controlado por las bandas criminales, al señalar que “es el 40%”.

Curiosamente el gobierno de AMLO no respondió oficialmente a los señalamientos, tanto del jefe del Comando Norte como del exembajador.

Sin embargo, luego de la elección del pasado fin de semana, Obrador celebró el comportamiento de las bandas criminales. Así lo dijo: “En general se portaron bien los que pertenecen a la delincuencia organizada; se portó más mal (sic) la delincuencia de cuello blanco”.

¿Qué significa tal elogio al crimen organizado, antes que, a los ciudadanos, que al INE y a la cultura democrática?

Vale recordar que desde 2017, Obrador prometió al “amnistía” a las bandas criminales, dizque para “garantizar la paz”; perdón de facto que ya existe en su gobierno y cuya mejor prueba es la liberación de Ovidio Guzmán y el saludo público a la madre de Joaquín, “El Chapo Guzmán”.

Acaso por eso, en su cuenta del “pajarito”, Manuel Clouthier Carrillo –hijo del mítico Maquío Clouthier y conocedor del fenómeno criminal en el noroeste del país–, cuestionó: “¿por qué Morena ganó todo el noroeste, que incluye la Costa del Pacífico? ¡Muy claro, es su pacto con el cártel de Sinaloa!!!”.

Sí, por pura casualidad, Morena ganó los gobiernos de Baja California y Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Michoacán, Colima y Zacatecas, además de que logró la victoria en el gobierno de Zacatecas y arrasó en el congreso de Tamaulipas.

¿Y qué tienen de particular que Morena haya ganado los dos estados de la Penínsulas de Baja California; Sonora, Sinaloa, Nayarit, Michoacán, Colima y Zacatecas y, claro, además del Congreso de Tamaulipas?

En efecto, se trata del “corredor del trasiego de drogas”, en la Costa del Pacífico; entidades en las que operan las principales bandas criminales del país; aliadas de manera pública al gobierno de AMLO.

Por ejemplo, por su importancia, la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, tiene identificados a los siguientes grupos criminales: Cártel del Pacifico o Cártel de Sinaloa; asentado en Culiacán, y que opera en Baja California Norte, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit y que es jefaturado nada menos que por Ovidio Guzmán y por “El Mayo” Zambada.

Sí, Morena ganó en todas esas entidades, a pesar de que en no pocas de ellas las encuestas cambiaron de manera radical en las últimas semanas.

El segundo grupo criminal en importancia es el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que opera en Jalisco, Michoacán, Zacatecas y Ciudad de México; entidades en donde casualmente ganó Morena.

El tercer grupo mafioso, en importancia en el país, es el Cártel de Tláhuac, que opera en Tláhuac e Iztapalapa; dos alcaldías en donde Morena se alzó con la victoria electoral, a pesar de la tragedia de la L-12 del Metro.

Es decir, es falso que los pobres no hayan rechazado a Morena por la tragedia. Lo que ocurrió es la mafia criminal votó.

En Tamaulipas, en donde repentinamente Morena ganó todo el Congreso Local, opera el Cártel del Noreste, remanente del Cártel del Golfo.

Pero si aún existen dudas de la fuerte presencia electoral del crimen organizado, vale recordar que el pasado 4 de mayo del 2021, 30 ONGs de todo el país –entre ellas México Evalúa, Causas en Común, México Unido Contra la Delincuencia y el Observatorio Nacional de Seguridad–, denunciaron que detrás de la entrega de despensas y del clientelismo para supuestas ayudas por la pandemia, aparecían las principales “bandas del crimen organizado”, convertidas en benefactores con fines electorales.

¿Y qué creen?

Que en la mayoría de los estados en donde ganó Morena el domingo pasado, es donde las bandas criminales repartieron despensas y regalaron dinero; en donde los cárteles llevaron a cabo clientelismo electoral.

Pero tampoco era novedad.

En el Itinerario del pasado 26 de mayo, titulado “¡El Crimen Organizado ya votó por Morena!”, advertimos sobre la participación de las bandas del crimen en la elección mexicana.

Aquí un fragmento de tal entrega.

“Las bandas criminales también votan.

“Y en la elección del 6 de junio del 2021 los barones del crimen ya decidieron su voto… y el voto de esos grupos criminales en la elección más grande de la historia se llevará a cabo mediante métodos nada convencionales.

“En realidad se utilizan “los usos y costumbres” de los grupos mafiosos; la plata, el plomo, el secuestro y las amenazas.

“Pero, además –y por pura casualidad–, el voto mayoritario de los criminales resulta favorable al partido oficial, Morena.

“¿Y cómo sabemos que los criminales organizados votaron en su mayoría por el partido de López Obrador?

“Elemental; porque el 60 por cierto de los hechos violentos –crimen, amenazas, secuestros y otros–, que se han producido contra precandidatos, candidatos y políticos identificados con la alianza PRI, PAN y PRD.

“Sólo 17 por ciento de los ataques fueron lanzados contra precandidatos, candidatos y políticos vinculados con Morena, mientras que el restante 23 por ciento fue dirigido contra políticos de otros partidos.

“De esa manera, de los casi 100 precandidatos, candidatos y políticos vinculados a partidos –que han sido asesinados–, por lo menos 60 se identificaban con la coalición del PRI, PAN y PRD, mientras que sólo 17 pertenecían a Morena y los restantes 18, a otros partidos.

“Además, los métodos empleados por los sicarios y matarifes encargados de sembrar violencia y terror en la contienda electoral en curso son amenazas, secuestro, amedrentamiento a familiares y homicidio.

“Es decir, “billetazos, madrazos o balazos” ….

“Lo peor, sin embargo, está por venir.

“¿Por qué?

“Porque según fuentes castrenses, todo puede pasar en estados como Baja California, Baja California Sur, Guerrero, Michoacán, Morelos, Nayarit, Colima, Oaxaca, Sinaloa, Sonora y Zacatecas, entidades en donde el crimen apuesta por el control municipal, para favorecer a candidatos de Morena

“Incluso, el 90 por ciento de los más de 800 ataques que se han producido contra políticos, precandidatos y aspirantes a un puesto de elección popular, son contra funcionarios del nivel municipal….

“Por eso, altos mandos militares, en activo, advierten sobre el peligro de que el día de la elección, el domingo 6 de junio, se produzca el mayor fraude de la historia; un fraude en donde la plata y/o el plomo podrían ser la mayor divisa electoral… Y ese fraude de Estado, verdadera narco-elección, será tolerado por las autoridades de no pocas entidades del país. Al tiempo”. (Fin de la cita).

Se los dije, el narco también vota y el domingo pasado votó a favor de Morena.

Al tiempo.