Se están haciendo una sana costumbre las marchas para protestar contra la violencia hacia las mujeres.

Estos movimientos legítimos son reflejo del hartazgo frente a un flagelo que lastima a toda una sociedad.

-Publicidad-

Primero fue en Tlahuelilpan hacia Atitalaquia, la semana pasada en Tula, y hace un par de días en Mixquiahuala a Progreso, diversos colectivos de mujeres alzaron la voz para exigir un alto a los feminicidios y desapariciones en la región.

De enero a junio de este año la ciudad de Pachuca se colocó entre los primeros 100 municipios del país por posibles delitos de feminicidio.

En los primeros seis meses del año se registraron en Hidalgo diez presuntos delitos de feminicidio, lo que ubicó al estado en el lugar 16 de las 32 entidades del país. A nivel nacional se registraron un total de 473 casos.

Aunque el gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, se ha dedicado a darle fama a su carrera política siendo calificado como uno de los gobernadores mejor evaluados del país, lo cierto es que la realidad es otro.

Es momento de declarar una Alerta de Género, tomar medidas drásticas porque estas cifras devastadoras van acompañadas de una red de trata que opera en estados como Tlaxcala y Puebla.