México. Este martes 8 de junio se dio a conocer que finalmente, en lo que pareciera ser un acontecimiento casi histórico, se le hizo justicia a una periodista que fue víctima de la violencia que ha cobrado la vida de muchos otros periodistas en México.

Se trata del expolicía Miguel Mora Olvera, quien ha recibido cinco años de prisión al acreditarse su comisión en el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho Ribero.

Por este motivo, a Mora Olvera se le inhabilitó para desempeñar en su cargo, así también para desempeñar un empleo o incluso comisiones públicas, en todo momento mientras cumpla su condena.

A Mora Olvera se le encontró culpable por su participación en la detención y el traslado de Lydia Cacho, aún cuando este desempeñaba como policía judicial de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del Estado de Quintana Roo.

De acuerdo con lo señalado, Mora Olvera trasladó a la periodista Lydia Cacho fuera del estado de Quintana Roo.

La sentencia derivó de las pruebas presentadas por parte de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la Fiscalía General de la República (FGR), ante el juez Segundo de Distrito en Quintana Roo.

Recordemos

La periodista Lydia Cacho publicó en 2005 el libro “Los demonios del Edén”, donde denunciaba la existencia de una red de explotación sexual infantil, donde mencionaba a empresarios multimillonarios, senadores, diputados y gobernadores mexicanos como involucrados.

Entre dichos empresarios, se encontraba Kamel Nacif, como responsables de la red, por lo que meses después, tras la publicación de su libro, la periodista fue detenida en Cancún por elementos de la Fiscalía de Puebla, presuntamente por acusaciones de difamación y calumnia, pero resultó ser que la denuncia la realizó Nacif.

“Tras la detención, fui trasladada por tierra a Puebla, donde fui sometida a torturas para intentar callarme y que desmintiera el contenido de mi investigación”, denunció la periodista.

«Fueron mil 500 kilómetros y un viaje de veinte horas de tortura en cinco estados de la República mexicana, durante toda la noche y un día completo, rodeada de cinco judiciales armados, que me ponían el arma en la cabeza, me amenazaban de muerte constantemente, me controlaban los alimentos, me torturaban psicológicamente«, relato Cacho.

“Pensé que perdería la vida. Fue el evento más difícil de toda mi vida y me siento como una sobreviviente de la violencia de Estado”, narró Lydia Cacho en una entrevista.

Resumidamente

Mora Olvera es tan solo uno de los elementos de la Fiscalía que detuvo, trasladó y torturó a Cacho y este fue v por el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, quien sostenía estrecha relación con Kamel Nacif.

Con información de Milenio y BBC News.

IL