Aunque usted no lo crea, en lo que va de 2019 van 11 estudiantes asesinadas en el país y ningún caso se ha esclarecido.

¿Sí entiende lo que le estoy diciendo? Que 11 jóvenes, mujeres, estudiantes, fueron asesinadas sin que hasta el momento alguien haga algo. Los casos parecen sacados de una película de terror, tres de esos casos se dieron en la Ciudad de México y dos en el Estado de México y Chihuahua.

Los demás en Oaxaca, Puebla, Morelos y Zacatecas. Las muertes son escalofriantes, lea tres.

Vanessa Ruíz Guzmán

Era estudiante de la UAEM y fue asesinada en Ozumba, Estado de México luego de abordar una combi. Salió de la universidad campus Amecameca rumbo a Cuautla a visitar a su novio, nunca se imaginó que el chofer la asesinaría.

Gabriela Escamilla 

Desapareció el 7 de mayo en la colonia El Molinito, Naucalpan, Estado de Mèxico. Su cuerpo calcinado y con huellas de putrefacción apareció el 12 de mayo en el municipio de Aculco, Estado de México, a casi 100 kilómetros de distancia del sitio del que desapareció.

Y el caso Aideé Mendoza

De acuerdo con las autoridades, la joven murió por una bala perdida que viajó más de 130 metros por arriba de cuatro edificios y que entró por una ventana abierta. Nadie puede creer esta versión, pero aseguran que es real. Hasta el momento los peritajes están detenidos y no hay culpable detenido.

No sólo eso, estás jóvenes asesinadas en diferentes situaciones fueron condenadas por viajar solas, por vestir ajustado, por no cuidarse. ¿Puede creerlo? Y mientras la sociedad se encarga de hundirlas en el desprestigio, las autoridades se olvidan de los casos, dan carpetazo y la cifra sigue subiendo.

Van 11 jóvenes asesinadas en lo que va de 2019, es decir, al menos dos al mes. ¿Hasta cuándo?