México. Un joven identificado como Manuel narró su amarga experiencia del proceso que vivió de reconocer el cuerpo de su madre al morir por Covid-19.

Desde el momento que llevó a su mamá a urgencias, (la última vez que tuvo contacto con ella), la aislaron y ningún familiar la vio.

-Publicidad-

«La última vez que la miré fue cuando la trasladaron a Clínica 66, dónde tienen a todos los pacientes y sospechosos del Covid-19».

Llegó al mismo tiempo que la ambulancia, se acercó a la puerta, y preguntó cuál era el procedimiento que seguía una vez que ingresara a esa clínica, un enfermero le explicó lo del aislamiento.

«En cuanto estaban bajando a mi madre, ella escuchó que me encontraba ahí abajo y volteó con sus ojos caídos y con las pocas fuerzas que tenía (debido al estado delicado de salud) extendió su mano y me hizo la seña de «ADIÓS». (Si hubiera sabido que esa era la última vez que la vería, la hubiera abrazado, besado y decirle que la amo con todas las fuerzas de mi ser), no pude acercarme por qué me tenían prohibido por la cuestión de la distancia que debemos de guardar entre cada una de las personas».

Después de ese día, a Manual sólo le daban informes sobre el estado de salud de su madre en la clínica, tenía que hacer fila desde la 1:30 pm hasta las 5 o 6pm.

Estaba con la incertidumbre de qué era lo que le iban a decir de su mamá. Era horrible, por qué el panorama es terrible, asegura que no es como cuentan los medios de comunicación en Ciudad Juárez.

Te recomendamos: Empresario vende tamales para pagarles a sus empleados

Otros días le daban informes vía telefónica gracias a grandes seres humanos que tenía como amigos los cuales le ayudaron a tener contactos de ahí adentro.

Las noticias no eran nada agradables, le decían que su estado de salud empeoraba, hasta que llegó el día que la tuvieron que conectarla a un respirador artificial por qué sus pulmones no reaccionaban.

Manuel narró la muerte de su madre

«El día viernes a las 6 am se comunican conmigo para darme la noticia más espantosa que me han dado en mi vida; ¡Mi madre había fallecido!»

En ese momento sintió que algo dentro de tu ser se empezó a derrumbar, a quebrar, se desplomó todo su mundo.

«Es algo indescriptible, un dolor que jamás había experimentado y no lo quiero volver a sentir y deseo que nadie lo sienta.»

Para terminar el comienzo de una pesadilla, acudió al hospital ya con los servicios funerarios para el proceso de «reconocimiento de cuerpo».

Le explicaron que debido a la causa de muerte, la cuál no tipificaron como Covid-19, sino como insuficiencia respiratoria y debido a la contingencia que se vive, el proceso había cambiado.

«Solo desde arriba de una rampa yo iba a estar viendo y desde muy lejos sólo me iban a mostrar el nombre de mi mamá. Y me lo iban a gritar para que yo solo afirmara (tal cual aparece en la foto) y ellos procederían a subir el cuerpo a la carroza»

De ahí se lo llevaron a la funeraria para prepararlo para el crematorio, ya que por dirección no pudo velarla ni sepultarla.

«Todo esto es realmente una pesadilla, parece que estoy viviendo una película de terror, dónde el miedo, desesperación, frustración, tristeza y llanto invaden mi vida. Esto lo cuento con la finalidad de crear un poco de conciencia, para tomar las medidas de precaución»

Manuel asegura que nadie merece morir así, su madre no merecía partir de este mundo de esa forma. Los que se quedan aquí no merecen que se les arrebate la oportunidad de darle su último adiós a su ser querido.

 

Les compartiré un poco de la amarga y terrible experiencia que viví en el proceso de "reconocer" el cuerpo de mi madre,…

Posted by Manuel on Sunday, April 19, 2020

Manuel narró la historia de su madre para tomar conciencia de lo que significa la muerte de un familiar.