Alba Lizbeth Jiménez Chable tenía apenas 25 años cuando la asesinaron en Nacajuca, Tabasco. Lo peor de esta feminicidio es que ella tenía 8 meses de embarazo. Encontraron su cuerpo desnudo, con varias heridas realizadas con un arma punzo cortante, con huellas de violencia sexual.

La noche del domingo 1 de abril de 2018 alrededor de las 8:30 de la noche salió de la ranchería acompañada de su hijo de 4 años y tomó una motoneta de transporte público para ir a su casa, sin embargo, nunca llegó.

-Publicidad-

Cuando la familia se percató de que había tardado demasiado dieron aviso a las autoridades y comenzaron su búsqueda, sin obtener resultados.

La mañana del lunes 2 de abril su hijo fue localizado, el pequeño estaba caminando solo, con su ropita llena de sangre. Un vecino lo encontró y lo llevó hasta el domicilio de Alba, lo entregaron a su abuela quien fue la primera persona que reportó la ausencia de su hija.

Luego de horas de búsqueda, la encontraron muerta y desnuda por lo que de inmediato se notificó a la FGE para que iniciara el levantamiento del cuerpo e iniciaran las investigaciones.

Un asesinato cruel, le arrebataron la vida a ella y a su bebé que estaba por nacer. Dejaron huérfano a un pequeño de 4 años.

Las fotografías de cómo habían dejado su cuerpo comenzaron a circular en internet, era indignante, pero no se hicieron virales, no salió en Televisa y por eso olvidaron el caso.

La mataron con 35 heridas con un desarmador, no fue con un cuchillo y trayendo un bebé.

Un mes después durante un operativo que efectuó la policía, aseguraron un pochimóvil pirata en donde encontraron huellas hemáticas y cabellos de la víctima.

Pertenecía a un hombre identificado como Joas Elí “N, el cual podría ser el responsable.

@ViryOlarte