A partir del 1 de diciembre inició la transformación de a cuarta… perdón, que diga, la “cuarta transformación” o al menos, así autodenomina su gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se cumplen los primeros 100 días de intentos de López de convertir al “México jurásico” en país del “reino de los cielos”, en medio de todo ese desmadre, existe una gran expectación sobre sus primeros anuncios de políticas públicas, mismas que no han quedado exentas de fuertes críticas, y grandes polémicas, sobre todo, en las ya polarizadas  “benditas redes sociales”.

Y es que muy pocas veces habíamos tenido un presidente tan amado y tan odiado a la vez. Si bien, López llegó al poder con la cifra de 30 millones de votos, lo cual lo convirtió en el presidente más votado de la historia.

AMLO contó, en total, con 30 millones 33 mil 119 votos, es decir, el 53.1 por ciento de la votación total emitida.

Sin embargo, el amplio respaldo popular para el presidente no debe convertirse en un problema para el país, ni debe tomarse con un “permiso legítimo” para hacer con ocurrencias lo que se le pegue la gana –como ha venido ocurriendo últimamente–.

Porque así como los mexicanos deseamos mayoritariamente un gobierno estable y democrático, rechazamos cualquier poder absoluto o despótico concentrado unas pocas manos, y eso hasta Porfirio Díaz lo sabía. AMLO también lo sabe, aunque se haga como que la virgen lo llama.

Se cumplen los primeros 100 días y los resultados de la cuarta transformación no son los esperados, y no lo digo yo, lo dijo el mismo López,  quien en alguna ocasión, desde la sede de las “stand-up mañaneras” le dio una “regañiza” a su gabinete por la falta de resultados y los polémicos nombramientos (Conacyt, Infonavit, entre otros) que han realizado.

Se cumplen los primeros 100 días, y “la varita mágica para la violencia” aún no funciona, pues los índices de este mal no se ha reducido. El mes de enero de este año rompió récord en homicidios dolosos con un total de 2,853 víctimas, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La cifra equivale a que, en promedio, 92 personas fueron asesinadas al día durante el primer mes del año. En total, 5,699 personas fueron asesinadas en los dos primeros meses de gobierno de AMLO.

Se cumplen los primeros 100 días, y el panorama económico tampoco está en buenos términos, de acuerdo con Forbes, el gobierno de Enrique Peña Nieto fracasó en su intento por explotar todo su potencial de crecimiento, en el último año de su gobierno, el PIB se incrementó, en promedio, un 2.5 por ciento, reto que AMLO prometió superar, pero parece que no es así.

Pues la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) redujo este mes en 0.5 puntos porcentuales sus pronósticos de crecimiento para la economía del país en este año y 2020, dejándolos en 2 por ciento y 2.3 por ciento, respectivamente.

El pronóstico del organismo se suma a las reducciones en las proyecciones de crecimiento, por parte del Banco de México (Banxico) y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por otro lado,  Fitch, Moody’s y Standard and Poor’s, tres importantes calificadoras especializadas en medir la capacidad de pago de gobiernos, empresas públicas y privadas han metido en aprietos a López por su calificaciones a Pemex.

Ante ello, en lugar de revisar de por qué diablos le bajaron la calificación a la paraestatal, el presidente optó por desacreditar a las calificadoras. A Ficht la tachó del “cómplice de la corrupción y del saqueo del país”, solo le faltó culparlo por los malos nombramientos que se realizaron en el Conacyt.

Se cumplen los primeros 100 días, y la población sigue polarizada igual o más que antes de las elecciones, y lo peor es que es el mismo presidente es quien promueve la división y la polarizaciòn de la sociedad, sólo basta con escuchar sus mítines, o sólo atrévete a cuestionar el nuevo gobierno en tus redes sociales y verás que inmediatamente pasarás a ser parte del “PRIAND” o de la “mafia del poder”.

Se cumplen los primeros cien días y todavía no existe un verdadero contrapeso al gobierno lopista. Los partidos que ahora son de oposición, PAN, PRI, PRD, MC, todavía no se han recuperado de la terrible derrota que se llevaron en las elecciones pasadas y eso hace aún más difícil hacerle frente a quien se podría convertirse en el titular de los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo.

Se cumplen los primeros 100 días y es increíble ver cómo pasamos de un gobierno corrupto a un gobierno inepto.

Saludos desde la Frecuencia Política.