México. El cuerpo de una mujer estadounidense se encontró muerta en Matamoros, Tamaulipas, solo un día después de que su madre reportara su desaparición.

Lizbeth Flores viajó a la ciudad fronteriza mexicana el pasado 9 de agosto y dijo que regresaría esa misma noche a su casa en Brownsville, Texas, de acuerdo con lo relatado por su madre, María Rubio.

-Publicidad-

Luego de esperarla por varias horas, Rubio se comunicó con el Departamento de Policía de Brownsville el 10 de agosto, para hacer una denuncia de desaparición después de perder contacto con la joven de 23 años. El cuerpo de Flores fue encontrado el 11 de agosto.

De acuerdo con información de medios locales, la joven abría acudido a México para visitar a su novio.

No obstante, su cuerpo fue hallado sin vida en un predio baldío el libramiento Emilio Portes Gil, al norponiente de la ciudad, con heridas en la cabeza sufridas luego de que fuera golpeada con una piedra que se encontraba en el lugar del incidente, reportó la policía de Matamoros.

Aunado a esto, los investigadores policiales detallaron que a Flores, quien era madre de dos hijos, le quitaron una parte del cuero cabelludo y que le sacaron los dientes a la fuerza.

“Perder a un hijo es como que te arranquen el corazón”, dijo Rubio el pasado viernes durante una entrevista con Telemundo.

“Me siento muy triste por lo que le hicieron a mi hija. Cómo la dejaron es lo que me duele. El dolor por el que pasó mi hija allí en ese momento es lo que me duele‘‘, agregó.

Con información de Vanguardia

VO