México. Primero estuvo muy enfermo, entre la vida y la muerte y después este asesino pide su libertad luego de que murió y resucitó en prisión.

El hombre ha sido identificado como Benjamin Schreiber, de 66 años. En 1997 fue declarado culpable por asesinato en primer grado y condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Ahora es un recluso de la Penitenciaría Estatal de Iowa, Estados Unidos.

Te recomendamos: Hombre cayó en lava ardiente y murió

En marzo de 2015, el hombre sufrió una «intoxicación séptica» -una respuesta inmunitaria a una infección, potencialmente mortal- debido a unos cálculos renales. Este cuadro provocó que cayera inconsciente en su celda por lo que fue trasladado de emergencia a un hospital donde los doctores lo resucitaron «cinco veces».

Desde 2018 Schreiber pide su libertad porque según él, murió y resucitó en prisión. El hombre asegura que se encuentra bajo custodia ilegal, debido a que técnicamente murió tras el incidente clínico con el que cumplió su pena.

 

Sin embargo la corte rechazó su solicitud afirmando que la afirmación es «poco convincente y sin mérito». Ya le dijeron que si él está solicitando esa resolución quiere decir que está vivo.

Con información RT 

 

 

 

Te puede interesar:  Desfiguró con 189 puñaladas a su hermana porque era más guapa que ella