México. Un pasillo largo da la bienvenida, luego a la izquierda se encuentra la pista de baile, mesas al fondo y la barra, así es El Cíngaro, el ultimo bar que se ha visto alcanzado por la violencia.

El Cíngaro es un ‘after‘, uno de esos antros en donde las personas que acuden a Zona Rosa pueden seguirse la fiesta cuando cierran la mayoría de lugares.

Ubicado sobre avenida Chapultepec y calle Liverpool, colonia Juárez, la fachada bien podría pasar por una simple unidad habitacional, pero en su planta baja detrás de una puerta cuidada por dos o tres hombres de traje se encuentra El Cíngaro.

Te recomendamos: Ejecutan a hombre en after de La Unión en Zona Rosa

El cover antes de las 12 am era gratuito, de ahí hasta las 3 am (horario en que la mayoría de bares de Zona Rosa cierran) subía a 50 pesos y más tarde llegaba a 100 pesos.

La oscuridad que predominaba en sus instalaciones hace olvidar que eran las 12 del día y la fiesta aún seguía.

Un lugar frecuentado por jóvenes varones enfiestados, las escorts y prostitutas aglomeraban las mesas para ofrecer sus servicios que iban desde bailar una canción de salsa hasta encuentros sexuales.

Por aproximadamente 300 pesos podías comprar una cubeta de seis cervezas, fumar dentro del local o comprar alguna botella mientras disfrutabas algún show de un imitador.

Hace apenas unas semanas El Cíngaro cumplía 24 años de existencia y a pesar de que fue clausurado dos veces logró volver a operar, una de esas ocurrió luego del asesinato de los jóvenes de El Heaven, unas calles adelante.

Reportes señalan que este sitio era frecuentado por miembros de La Unión Tepito por lo que no se descarta que el asesinato de su dueño pueda estar relacionado.

La tarde del domingo, un par de sujetos ingresaron a El Cíngaro y mataron al dueño.

PE