México. Eduardo Ramírez Tiburcio alias El Chori, le sigue Oscar Flores alias El Lunares Eduardo Clemente Zaleta alias El Bandido o Cara Puerca, son buscado por la Policía de la Ciudad de México.

Comparten el liderazgo del grupo criminal de La Unión y coordinan las extorsiones en bares, centros nocturnos y a comerciantes ambulantes y locatarios; también la distribución de drogas, los levantones y los asesinatos a sus rivales.

Desde el interior del Reclusorio Oriente reciben órdenes de Roberto Moyado Esparza, alias El Betito y David García Ramírez alias. El Pistache.

El Chori

Dirige a La Unión en el Centro Histórico de la Ciudad, comenzó su carrera delictiva cuando era menor de edad y formaba parte de una banda de ladrones que hacía boquetes para entrar a saquear negocios.

Actualmente se le relaciona con extorsiones, secuestros, y distribución de droga en esta zona de la capital. Es él quien coordina a los extorsionadores de locatarios y ambulantes.

Te recomendamos: Esto publicaba la novia de El Manzanas en Facebook, está desaparecida

Además, es investigado por la desaparición de al menos dos jóvenes, una de ellas, su novia, Atzín Molina.

El Bandido, Barbara o Cara Puerca

Coordina la distribución de drogas en centros nocturnos y cobra las ‘rentas’ a negocios en antros y bares de la Condesa, Polanco, Coapa, San Jerónimo e incluso de Naucalpan.

El Bandido asumió el liderazgo de La Unión tras la captura de Pedro Ramírez Pérez, El Jamón, en mayo pasado.

Te recomendamos: Balacera en bar de San Ángel fue entre Cara Puerca y El Manzanas

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal, al mando entonces de Omar García Harfuch, lo atraparon en una casa en el Estado de México. Desde entonces El Bandido “heredó” todo el control que él tenía.

El Lunares

Apodado así por un lunar que tenía en la cara, pero que se operó para quitárselo, este hombre es para las autoridades el encargado de La Unión en la zona de Tepito. Ahí nació y ahí creció, en una vecindad en la calle de Matamoros.

El Lunares “heredó” los negocios de El Betito en el Barrio, a cambio de que le entregara una cuota semanal a su familia.

Las autoridades saben que ahora tiene puntos de distribución y almacenamiento en Peralvillo, Matamoros, Jesús Carranza, Tenochtitlán… sin embargo, ya no vive en Tepito. Cuando va, lo hace acompañado de hombres armados que lo custodian en todo momento.

Con información de @C4Jimenez

VO