México. Los tacos y elotes se han convertido en el antojito preferido de los mexicanos, pero ahora se encuentran en peligro.

La alcaldesa de Reynosa, Tamaulipas, Maki Ortiz Domínguez, propuso una Ley de Impuestos a la Informalidad ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, la cual consiste en gravar al cinco por ciento a los puestos callejeros de tacos o elotes.

Destacó que se necesita incrementar el Fondo General de Participaciones (FGP), ya que pretende establecer una ley sobre los establecimientos informales y explicó que se tiene un censo de todos los taqueros y todos los eloteros que no pagan impuestos, los cuales deberían tener una tasa para pago de impuestos.

Con información de Excélsior

YC