México. Daniela y su madre habían huido de la violencia en Colombia, pero una amiga la mató cuando iba a tomar examen de ciudadanía.

La joven de 21 años presuntamente asesinada por una “amiga” del gimnasio en Coral Springs, en el condado de Broward en Florida, se preparaba para ser ciudadana de Estados Unidos.

A Daniela Tabares Maya  la encontraron muerta con una herida de bala, el sábado en la mañana.

Era oriunda de Colombia y vivía con su madre, Isabel Tabares. Daniela también iba a recibir su primer diploma de educación universitaria en el  Broward College en dos semanas.

Te recomendamos: Patricia de 15 años fue asesinada y su cuerpo abandonado

Así la recuerdan

En tanto, miembros del gimnasio Training for Warriors hicieron una sesión especial el miércoles para recordar a Daniela Tabares.

Varios la describieron como una joven tímida que con el tiempo creció como persona en todos los aspectos.

“Su risa era contagiosa”, dijo Evelyn Brezzell. “Esta princesa se dedicó a todo lo que se proponía. ¿Qué adolescente se dedica a la escuela, a su entrenamiento y a compartir su actitud positiva? Mi corazón esta roto”.

En tanto, Fernanda Mora recordó las dos compartían la pasión por las series de TV y podcast sobre crímenes.

La acusada iba a ordenar un Uber

Yvonne Serrano, una panameña de 51 años, fue arrestada y acusada del asesinato. La mujer y la víctima fueron parte de un grupo de amigas de gimnasio que el viernes salieron al cine y a un bar.

La Policía dijo que Serrano iba a tomar un Uber, pero Daniela Tabares se ofreció a llevarla a casa. Un video de vigilancia muestra cuando el auto de la joven llegó a la casa de la acusada a las 2:00 a.m.. Las luces del vehículo estuvieron encendidas por cinco minutos.

Serrano inicialmente dijo que despertó en su casa y no recordaba nada. Al salir para el gimnasio vio el cuerpo de Daniela Tabares. En una segunda versión dijo que había despertado en el auto y lo primero que vio fue a la colombiana con el cuerpo afuera del vehículo. Le tomó el pulso y después llamó a la Policía.

Serrano tenía licencia para portar armas. Había llevado una de sus tres pistolas a la salida con las compañeras de gimnasio.

Las autoridades dijeron que Serrano lavó la ropa que había usado en la noche y que borró lo que la cámara de vigilancia de su casa había registrado antes de las 6:30 a.m., cuando llegó la Policía.

Con información de El Diario NY

VO