México. Los dueños del pitbull que este lunes atacó a un menor en calles de la colonia Pedregal de San Nicolás en la alcaldía Tlalpan, podrían quedar en libertad tras reparar el daño causado por su mascota.

El pitbull permanecerá bajo resguardo de las autoridades en tanto el Ministerio Público define su futuro.

Así lo comentó Norma Huerta, directora de Mundo Patitas. Quien sostuvo que la legislación vigente no prevé una sanción penal para los propietarios de animales involucrados en este tipo de actos. Ya que en su mayoría se trata de perros reactivos y no agresivos.

«Es como chocar tú carro, fue un accidente y ellos con la legislación vigente están únicamente obligados a reparar el daño. Y por supuesto a demostrar que el Pitbull tenga una vida digna, un trato digno, que no sea usado para peleas”, Norma Huerta, directora de Mundo Patitas.

Norma sostuvo que en el 95% de las agresiones cometidas por perros, el responsable es el ser humano. Ya que los entrenan para atacar o los mantienen en condiciones deplorables.

Recordó el caso de Rugal, un Pitbull que en julio pasado, mató a un niño de dos años, en la alcaldía Iztapalapa. El cual dijo, a cinco meses de los hechos, el animal permanece encerrado, sin saber sí será liberado o sacrificado.

Por su parte la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, coincidió en que no se debe criminalizar a esta raza de perros. Ni a ninguna otra, ya que la reacción de los canes deriva de la forma en que fueron criados.

«De acuerdo con diversos estudios no necesariamente una raza de perro es necesariamente violenta sino que tiene que ver mucho con la crianza del animal. Entonces es muy difícil prohibir ciertas razas o no porque dependen de muchas otras cosas, de acuerdo al conocimiento científico-técnico que hay sobre estos temas”, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Será en las próximas horas cuando un juez de control determine la situación jurídica de los dueños del pitbull.

Te puede interesar:  Ellos son los tiernos Lobos marinos rescatados en CDMX

Actualmente, los dueños del perro están acusados de lesiones dolosas y aunque no ameritan prisión preventiva, el Juez de Control que lleva el caso podría aplicar su propio criterio.

Con información de Paco Zea

VO