México. Esta semana la Ciudad de México inició con una contingencia ambiental extraordinaria por partículas PM 2.5 y Ozono, los cuales llegaron a niveles históricos por al menos 20 incendios que afectaron a la capital, los días 10 y 11 de mayo, además de que el viento favoreció la dispersión del humo.

¿Corres riesgo al respirar el aire de la Ciudad de México?

Las partículas suspendidas representan un problema de salud pública, ya que sus efectos dependen de la concentración, composición química y tamaño.

Las personas que padecen enfermedades como asma y otros padecimientos respiratorios y cardiovasculares pueden agravar si se exponen constantemente al aire de la ciudad.

Las personas más susceptibles son los adultos mayores y mujeres embarazadas; los ciudadanos expuestos al aire de la ciudad pueden sufrir de irritación de garganta, tos, ojos llorosos e incluso fatiga.

Al respirar las partículas PM 2.5 penetran directamente en los alveolos pulmonares e incrementa el riesgo de sufrir embolias, infartos y padecimientos respiratorios o cáncer.

Recomendaciones:

  • Evitan realizar actividades físicas al aire libre y usa cubrebocas
  • Cierra puertas y ventanas
  • No permanezcas por mucho tiempo en exteriores
  • Usa bloqueador solar e ingiere líquidos, ya que debido al efecto invernadero hay altas temperaturas.
  • Evita usar tu automóvil
  • Evita cocinar alimentos con leña o carbón
  • No fumes o enciendas velas e inciensos

Si tienes mascotas:

  • Evita que estén en exteriores
  • Protege su comida y bebederos
  • Permite que duerma dentro de casa

IN