México. Desde hace unos meses se han convertido en cotidianas las tiendas cerradas o clausuradas en Xochimilco. De acuerdo con una fuente consultada por Letra Roja, esta es una nueva forma de extorsionar y presionar a los locatarios para que se alinien con el alcalde.

Sobre Prolongación División del Norte, han clausurado tiendas de conveniencia, de pisos y hasta de plantas, pero hay chelerías clandestinas que ni siquiera han sido tocadas, porque se mochan con las autoridades.

En el centro de Xochimilco, clausuraron la Parisina, Milano y la tienda Optima porque después de un enfrentamiento de comerciantes con policías, se dieron cuenta que estos negocios dejaron que ahí se escondieran algunos vendedores. En represalia el gobierno local usa los sellos de clausura para sacarles fuertes sumas de dinero y «arreglar» sus problemas.

Pequeños negocios que han sido clausurados dijeron a Letra Roja que buscaron cualquier pretexto para cerrarlos. En uno de los casos los cerraron porque no había agua en el baño y eso era insalubre, pero los recortes los administra la alcaldía. Cuando el dueño fue a arreglar la situación le pidieron 5 mil pesos para que pudiera abrir su negocio.

Locatarios de los mercados del centro de Xochimilco comentaron a esta casa editorial que los encargados de mercados les han subido las cuotas, que les han pedido mucho dinero y que no ha habido mejoras. Los ambulantes también han señalado que antes los dejaban trabajar, pero ahora tienen que pagar los lugares y si no lo hacen, les quitan su mercancía.

Lo cierto es que en todos los casos piden dinero y el acalde, José Acosta no ha dicho nada sobre el tema, por el contrario asegura que con esta medida todos los locales están en orden. Usan la ley para extorsionar a los negocios y mientras, Xochimilco se hunde. Eso sí, las chelerías y bares clandestinos que están en los embarcaderos no son tocados con el pétalo de una clausura.

Te puede interesar:  Balean a dos hombres en la colonia Morelos