México. Otro caso de acoso sexual y de violencia de género fue destapado en la UNAM, ahora ocurrió en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML).

En una carta abierta dirigida para el rector Enrique Graue, la catedráticaLorena María Durán Riveroll dio a conocer el hostigamiento que vivió y presenció presuntamente por part Dr. David Uriel Hernández Becerril, alias El doctor acosador.

«David Uriel Hernández Becerril es conocido como “el doctor acosador” en todos los círculos de la investigación sobre fitoplancton y entre la población estudiantil del Posgrado en Ciencias del Mar y Limnología, del que fui profesora durante tres años.

«Por esta fama, cuando yo era estudiante de doctorado nunca acepté salir con él, a pesar de su insistencia. No le acepté ni un café, y eso, evidentemente, tuvo consecuencias negativas para mi.

«Él tiene una larga lista de mujeres violentadas y acosadas, con demasiado miedo para hablar. Basta ver lo que me ha sucedido a mí por atreverme. Tres mujeres lo denunciamos ante la Unidad para la Atención y Seguimiento de Denuncias»

«Tres estudiantes enviaron cartas a la directora, Dra. Elva Guadalupe Escobar Briones, en las que narran cómo fueron testigos de sus intentos de besar a la fuerza a una estudiante durante el crucero en el buque oceanográfico El Puma, en la expedición del 13 al 24 de abril de 2018; cómo muestra diapositivas con contenido sexual al finalizar sus clases; cómo hace comentarios inapropiados sobre el cuerpo de las y los estudiantes y cómo abraza y “masajea” a estudiantes mujeres en espacios académicos como los desayunos de los miércoles en los jardines del ICML», narra en la carta.

«Después de dos años de soportar el hostigamiento que inició con David y que después se convirtió en violencia institucional, y de haber cumplido prácticamente con todos los objetivos del proyecto, David, Elva Guadalupe y Adela Monreal, firmaron la opinión institucional en la que dicen que no me he ‘logrado integrar con los investigadores que solicitaron la cátedra para atender las necesidades…», cuenta.

Ahora el CONACYT  ha reubicado a la investigadora en otro Centro de Investigación y ha determinado que labor es satisfactoria.

PE